Crónicas Políticas

Llega emisario federal, pero con mas manos vacías

Publicado el 09 de marzo de 2017

Funcionarios tamaulipecos, panistas, del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo y de gobiernos municipales, empiezan a tomarse en serio su responsabilidad de llamar a cuentas a los antecesores que aparecen con cuentas mochas, por la presunción de que incurrieron en actos de corrupción.
El Congreso local emprendió una persecución judicial contra el ex presidente municipal de Tula y sus colaboradores del área, por irregularidades detectadas en el Ayuntamiento y en la COMAPA, por un monto de casi 30 millones de pesos. Y el Cabildo de Ciudad Madero presentó y ratificó una denuncia en la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, contra ex funcionarios del Ayuntamiento anterior, por el presunto desvío de 250 millones de recursos federales. Muy bien.

Pero los tamaulipecos queremos ver en el banquillo de los acusados no sólo a charalitos, sino también a los peces gordos que fueron encabezados por Egidio Torre Cantú, y que depredaron presupuestos durante años, con total impunidad.
Si nos permiten la sugerencia, no se precipite el PAN en hacer comparecer a políticos con apariencia de corruptos, pues pueden cometer errores de procedimiento que los favorezcan y hasta los vacunen contra la acción de la justicia, por aquello de que no pueden ser juzgados por el mismo delito.
Si los gandallas petroleros de Ciudad Madero que tienen como propiedad privada al Ayuntamiento, se embolsaron ilegalmente 250 millones de pesos aportados por la federación, pueden fácilmente escaparse de las pesquisas de la Procuraduría local, por no ser su competencia conocer del caso.
Tratándose de un delito federal, correspondería a la Auditoría Superior de La Federación reclamar a los responsables, la reposición del dinero faltante, no a miembros del Cabildo. Esta es una apreciación nacida del sentido común, pero los expertos tienen la palabra.

También tiene sentido fincar responsabilidades a Esdras Romero Vega, el presidente municipal de Ciudad Madero que aventó el cargo para enchufarse en otro que le consiguió su padrino Carlos Romero Deschamps, igual de corruptos los dos, dejando como interino a una marioneta, Mario Neri Castilla. Son muchos millones para que don Mario se los haya embolsado él sólito, seguramente Esdras se llevó lo propio, no sin antes pagar la cuota de piso que impuso el jefe estatal de la pandilla, Egidio Torre Cantú.
Es totalmente inconcebible, que todos los pillos que se incrustaron en el gobierno estatal priista, en sus tres órdenes, hayan hincado el diente en los presupuestos, sin la autorización, el permiso, el visto bueno y hasta la complicidad, de Torre Cantú.
La Auditoría Superior del Estado, del Congreso local, se maneja con carácter político, y no estamos hablando de un mandato del presidente de la Junta de Coordinación Política, sino del propio titular del Poder ejecutivo local, en este caso, Egidio. La corrupción floreció con cínica impunidad en Tamaulipas (¿verdad Gilda Cavazos, Manuel Rodríguez Morales, Guillermo Martínez García?), gracias a que Torre ordenó encubrir, tolerar, disimular, esconder, soslayar, proteger, negar y hasta premiar, los actos de deshonestidad.

Por eso ahora que el PAN es gobierno, los ciudadanos esperan no sólo que cesen los abusos de poder, sino que se persiga y encarcele a los más conspicuos ladrones del dinero público. Que la cacería de brujas no quede en parto de los montes, como lo presagia la denuncia de ocho columnas de un perredista que se resiste a dejar de serlo, pero que ahora cobra en el Gobierno del Estado, en la Secretaría del Trabajo.
Anunció Alejandro Castrejón Calderón, de Reynosa, haber descubierto una red de falsos Inspectores del Trabajo, que él presume son “aviadores” (6) porque no se presentaron a cobrar. Ignoramos si el señor Castrejón lo sepa, pero esos inspectores tienen sueldos miserables, de ficción, y no es lo que el respetable espera del gobierno de los vientos del cambio, sino una barrida enérgica y contundente contra los que fueron poderosos, notables, importantes, carnosos, eminentes.

El tema de la corrupción nos hizo recordar que Marta Sahagún fue invitada del Ayuntamiento de Tampico para dictar una conferencia sobre mujeres exitosas, aunque dudamos que le haya dedicado unos comentarios a sus famosos hijitos. Vicente Fox no fue propiamente un Presidente corrupto, pero permitió negocios extraordinarios a la sombra de las enaguas de la señora Marta, que se declara retirada de la política (quiso ser Presidenta) e inclusive insinúa que no apoya a la Calderona.
Felipe Calderón Hinojosa no hizo fama de corrupto en Los Pinos, sólo de borracho. Así se le vio en la ceremonia donde Josefina Vázquez Mota protestó en Toluca como candidata del PAN a Gobernadora del Estado de México.

Por cierto, MORENA denunció ante la PGR a la señora Vázquez Mota, por los delitos que resulten del hecho de que su ONG “Juntos Podemos” recibió casi mil millones de pesos de subsidios del gobierno mexicano, sin haber cumplido las metas anunciadas.
Ayer atendió el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca en Ciudad Victoria, la visita del Secretario de Desarrollo Social Luis Miranda Nava, quien no trajo noticias de apoyos económicos para el problema de la deportación de migrantes y se atuvo a la capacidad de Tamaulipas para crear empleos para ellos.
El emisario de Los Pinos y el Gobernador firmaron algunos convenios pero no hubo confirmación de apoyos concretos para atender las necesidades de los tamaulipecos. Al contrario, SEDESOL redujo este año sus aportaciones para el Estado.
Miranda Nava se hizo eco del discurso triunfalista energético, al repetir que Tamaulipas tendrá un gran desarrollo económico, pero hasta dentro de cuatro o cinco años, cuando lleguen las inversiones de las transnacionales a explotar nuestros recursos naturales.
El Gobernador Cabeza de Vaca urgió al funcionario federal, a canalizar recursos adicionales porque migrantes expulsados por el nuevo Presidente estadounidense, no se irán a sus lugares de origen, sino que se arraigarán aquí, pidiendo servicios públicos para ellos y sus familias. Sin embargo, el funcionario se hizo el desentendido y no ofreció nada, sólo la promesa demagógica de que no están solos.

En Nuevo Laredo, el presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar se apoyó en números estadísticos del IMSS, para presumir que se crearon 1319 empleos de octubre a enero, lo que habla muy bien de la pujanza industrial de la ciudad.
El jefe de la comuna fronteriza, se declaró confiado en que en el curso de este año, Nuevo Laredo cuente con tres mil nuevos empleos formales, consecuencia de la confianza de empresarios, locales y forasteros, expresada en el futuro de la ciudad.
Rivas Cuéllar agradeció públicamente el apoyo dado por el Gobernador Cabeza de Vaca a las promociones económicas emprendidas por el gobierno de Nuevo Laredo, que han tenido como resultado el advenimiento de nuevos negocios. En tanto que en Ciudad Victoria, el gobierno municipal volvió a poner en estado de alerta a Protección Civil debido a las lluvias que trajo el frente frío número 33.

El presidente municipal Óscar Almaraz Smer dio instrucciones de difundir la información del fenómeno, como la tormenta eléctrica y granizo de tamaño pequeño. El puente a desnivel de la calle Juárez volvió a inundarse, estorbando el tránsito de vehículos. Las recomendaciones de rigor se repitieron para que no se produzcan accidentes por los encharcamientos, semáforos averiados o pavimento mojado, así como extremar las precauciones en el cuidado de niños, ancianos y mujeres embarazadas.
Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI