Crónicas Políticas

Pepe Suárez, listo para su ascenso a la UAT

Publicado el 28 de noviembre de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Es día de fiesta para Reynosa porque recuperó una gigantesca extensión de terreno luego de años de gestiones ante el gobierno federal, que culminaron con la cesión en comodato, de PEMEX, a favor del gobierno del Estado.

Allí funcionó durante más de 60 años la planta de refinación de hidrocarburos y al entrar en desuso, se inició una negociación para que la ciudad recuperara los terrenos, lo que finalmente se consiguió ayer.

El director general de PEMEX José Antonio González Anaya y el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, firmaron el contrato de cesión en comodato, para iniciar en la segunda mitad de 2018 la construcción de un parque de diversión familiar.

No queremos ser agua-fiestas, pero el sentido común nos impele a plantear estas inquietudes. Comodato significa estar cedida una propiedad en calidad de préstamo, con posibilidad de retorno, reclamo, devolución,

PEMEX está en liquidación y arrastra una deuda impagable. Los terrenos recuperados tienen un valor económico muy grande, que se acrecentará cuando funcione allí el parque de diversión familiar.

Más adelante, cuando los acreedores cobren a lo chino a PEMEX, se les antojará quedarse con estos terrenos de Reynosa porque seguirán siendo un activo de la ex empresa paraestatal.

Seguramente hubo de por medio un decreto de expropiación para dotar de esos terrenos a PEMEX en su inicio de operaciones en Reynosa. Debe haber otro procedimiento jurídico para conseguir la desincorporación de los terrenos, para ser restituidos al patrimonio de Reynosa, no del gobierno del Estado.

Es sólo una sugerencia. Por lo demás, el proyecto de construcción del parque de diversión familiar puede enmendar el error histórico de que siendo Reynosa una de las ciudades más importantes de Tamaulipas, carezca de biblioteca y de museo.

Los que existen son de carácter escolar, simbólicos, rústicos, superficiales, básicos.

También nos parecieron de mal gusto, excesivas y exageradas, las expresiones de gratitud de las autoridades locales, a los funcionarios de PEMEX por le hecho de regresarle a Reynosa los terrenos de su propiedad.

El gobierno federal es el que debe estar agradecido a esa ciudad fronteriza, por haberle permitido extraer del subsuelo riquezas inmensas, inconmensurables, fabulosas, a cambio de contaminar su espacio.

Siempre hemos dicho en este espacio, que si PEMEX hubiera compartido con Reynosa la riqueza arrancada al suelo, sus calles estarían revestidas de oro. Produjo en cambio, situaciones de pánico y terror, cuando se incendiaban sus instalaciones.

Muchas veces se encendieron las alarmas por inminentes explosiones en la refinería, causando sicosis, estampidas humanas, parálisis de la ciudad. Recordamos dos de estos episodios.

El espacio se llenó de ruidos siniestros, el cielo se puso rojo por llamas y humo que salían de los tanques de almacenamiento. Todo mundo quería huir de Reynosa y hasta los gringos, que entonces no eran tan desconfiados, abrieron la frontera para que entrara la gente en tropel a su país, aún sin documentos migratorios.

Se le inventó una broma al presidente municipal de la época, don Romeo Flores Salinas, locutor de profesión. Dicen que llamó a la gente a conservar la calma porque no había ningún peligro. “Les hablo desde Harlingen, Texas”, remataba el chiste.

En otra ocasión, la vecindad enloqueció por una más de las alarmas, corriendo la gente arrastrando a los niños para meterlos a sus vehículos y salir disparados lo más lejos posible de la ciudad. El borrachito del lugar gritaba con calma la canción de moda, nada te llevarás cuando te vayas.

PEMEX, como las aduanas, son nidos de corrupción del gobierno federal. Nada qué agradecerle.

Por cierto, la presidente municipal de Reynosa Maki Ortiz Domínguez dispuso la construcción de nuevos módulos sanitarios en el jardín de niños “Cantinflas”, dentro del Programa de Obra más Grande de la Historia de Reynosa, con un gasto superior al medio millón de pesos.

Dijo la jefa del Cabildo, que se hacen grandes esfuerzos por abatir el rezago en obras de infraestructura, producto de años de descuidos y abulia. Tan solo en el sistema de drenaje, el Ayuntamiento invertirá 200 millones de pesos, para que funcione bien.

Se triplicó el presupuesto del programa de becas municipales y se incorporó a niños y jóvenes con capacidades diferentes, estudiantes de arte y practicantes de deportes.

Otra buena noticia la produjo ayer en la Ciudad de México el diputado federal Baltazar Hinojosa Ochoa, pues consiguió que la empresa Aero-México diera marcha atrás en su decisión de suspender los vuelos a Matamoros.

Baltazar, presidente de la comisión de comunicaciones y transportes, hizo gestiones ante la SCT y la dirección general de la empresa aérea, hasta conseguir que siga operando entre Matamoros y la Ciudad de México.

El presidente municipal Jesús de la Garza Díaz del Guante pidió a empresarios, legisladores y al gobierno del Estado, su intervención para hacer gestiones conjuntas que resolvieran la crisis que planteaba la cancelación de la conectividad aérea de la ciudad.

Aero-México tenía dos vuelos diarios en esa ruta, pero uno ya había sido suprimido y el otro, se cancelaría en enero de 2018, como consecuencia de una reestructuración técnica interna.

Baltazar Hinojosa consiguió que se mantenga vigente el vuelo ordinario y la promesa de que empezando el año, el otro vuelo se repondrá.

“Buen arranque de campaña, Baltazar”, le dijo un amigo como felicitación.

Mientras tanto, el gobierno del Estado hizo enroques de funcionarios menores, tanto en la estructura administrativa como en mandos policiacos, lo que supone el reparto de premios y castigos.

La tradicional opacidad en el manejo de prensa gubernamental impide conocer los detalles de esta sacudida al aparato, pero seguramente será para bien.

Ciudad Victoria amaneció con otro ejecutado y el macabro mensaje de una narco-manta, en episodios por separado.

En Reynosa, la policía estatal abatió en la carretera Reynosa-San Fernando, tramo Periquitos, a dos asaltantes que tenían asolada esa región. Otros dos malhechores consiguieron huir, corriendo entre el monte.

Se confirmó que fueron cuatro los sicarios muertos desde el aire por marinos, en el centro de Ciudad Miguel Alemán, y en Jarachinas sur de Reynosa hubo otras dos bajas.

El representante del gobierno del Estado en la frontera, Javier Garza de Coss, volvió a regar el tepache, con una declaración desafortunada que pretendió minimizar el llamado de El Bronco, para que sus paisanos no visiten Tamaulipas, por peligroso.

“Fue una opinión personal”, dijo el badulaque, pretendiendo ignorar que Jaime Rodríguez Calderón habló como Gobernador de Nuevo León.

Es muy limitado pero aun así Garza de Coss quiere ser presidente municipal de Reynosa, igual que su compañero de partido Jesús María Moreno Ibarra, El Chuma, que dos veces ha sido repudiado por la gente en las urnas pero no aprende la lección y va por más.

En tanto que el ingeniero José Suárez Fernández se prepara para rendir protesta el 30 de noviembre, como Rector de la UAT, en una ceremonia que marcará una nueva etapa para la institución, con un gobierno estatal, panista.

El contador Enrique Etienne Pérez del Río inició el proceso de entrega-recepción pero sin aflojar el ritmo de trabajo, lo mismo en Ciudad Victoria, que en otras ciudades, inclusive en Texas.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI