Crónicas Políticas

Se acerca el tiempo de votar por el orden y la paz

Publicado el 24 de mayo de 2016

Entraron los ocho candidatos a la recta final en la competencia por la gubernatura de Tamaulipas, y los dos actores principales del sprint endurecieron el tono del discurso para inducir la máxima descalificación mutua, en la búsqueda definitiva de la simpatía popular.

Así estaba previsto que ocurriera y se cumplió la expectativa, tratándose de un proceso inédito donde el partido gobernante tiene factores externos en contra que son aprovechados por el PAN, para tratar de hacerse aparecer como la solución mágica a los problemas sociales que se arrastran desde hace cuando menos tres lustros.

El domingo en Matamoros, el candidato tricolor Baltazar Hinojosa Ochoa dijo que “los que están enfrente desprestigian a la política y nadie les va a quitar la cara de sinvergüenzas (que tienen) y de delincuentes”.

El día anterior, el candidato del Partido Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, hizo un cierre regional de campaña en esa misma ciudad, donde pidió a los más de 20 mil simpatizantes reunidos, que no hagan caso a los vientos pedorros, pregonados por el candidato del PAN.

(“Vientos de cambio”, dice Cabeza de Vaca en su propaganda).

Gustavo fue particularmente severo en sus extrañamientos contra el panista, a quien se refirió como el candidato de los cuernos, pues lo identificó como a una persona sin escrúpulos, practicante del tráfico de influencias, corrupto y delincuente.

Cárdenas Gutiérrez ofrece, igual que Baltazar Hinojosa Ochoa, un gobierno honesto, de transparencia y rendición de cuentas, sin nexos con la delincuencia, y con una policía certificada, calificada y bien armada, para reimplantar el Estado de Derecho.

Francisco García Cabeza de Vaca no está tullido y responde con igual crudeza a las denuncias expresadas en su contra, inclusive, con más rudeza de la necesaria, incurriendo en inexactitudes, mentiras, injurias, patrañas.

Uno de los recientes spots del candidato del PAN, asegura que dos ex Gobernadores priístas están prófugos de la justicia, pero el ingeniero Eugenio Hernández Flores se pasea por Tamaulipas como Pedro por su casa, sin amparos en la bolsa, bendiciones ni siquiera guaruras ostentosos.

Desde el arranque de la campaña, Cabeza de Vaca le apuesta al descontón, la guerra sucia, el golpe bajo, no para convencer a nadie de que sus adversarios pertenecen a la escoria de la política, sino para vacunarse él mismo de esa andanada previsible de denuncias de lo que ha sido su vida pública y privada.

Pleito ratero, se le llama a esa maniobra.

Es extraño, pero hace apenas unos cuantos días, el tutor político del candidato panista, el senador Roberto Gil Zuarth, convocó en la Ciudad de México a una conferencia de prensa, para pedirle a todos los actores políticos cesar la guerra sucia.

Extraño, porque su discípulo, alumno, ahijado, protegido y pupilo de Tamaulipas, no atendió su llamado sino todo lo contrario, pues elevó el tono de sus diatribas con tal de impresionar al respetable y convencerlo de que ya no es el delincuente de sus años mozos.

Cabeza de Vaca no es aficionado a la guerra sucia. Es un profesional. Desde que era presidente municipal de Reynosa (2005-2007) financió una campaña de acusaciones muy costosa, contra el Gobernador de la época, Eugenio Hernández Flores.

El periódico Milenio y otros publicaron en su edición del lunes 1 de octubre de 2007, una “Carta Abierta” de plana entera, firmada por diputados locales y federales del PAN de Tamaulipas, denunciando a Eugenio y al periódico de más circulación de Reynosa, de recibir dinero sucio.

Era la campaña electoral intermedia del sexenio geñista y el Presidente de la República era Felipe Calderón Hinojosa, que nunca tuvo simpatías hacia el mandatario cuerudo. La denuncia periodística estaba dirigida a la atención del Secretario de Gobernación, la PGR y la Secretaría de Seguridad Pública.

La Carta Abierta fue firmada, entre otros, por los diputados federales Raúl García Vivián, Omeheira López Reyna, Luis Alonso Mejía García y César Verástegui Ostos, así como por la senadora Lázara Nelly González Aguilar.

Se quejaba la denuncia expuesta por los panistas tamaulipecos y pagada por el alcalde Cabeza de Vaca, que los taxis piratas exhibían propaganda de los candidatos del PRI de esa época.

Vueltas que da la vida: hoy, los taxis llevan los emblemas de los cuernos aunque sus choferes juran que votarán por el PRI, y Eugenio no se oculta para deslizar gruesos fajos de billetes para alimentar la campaña azul.

También es una cruel ironía, que ese periódico de Reynosa que ayer fue denostado por Cabeza de Vaca, hoy sea su gaceta propagandística más entusiasta.

La Carta Abierta tuvo como destino el cesto de la basura a pesar de que el gobierno federal era manejado por el PAN. Simplemente, fue esa denuncia un instrumento de desprestigio porque no se respaldó con pruebas.

Baltazar Hinojosa Ochoa hizo el domingo en Matamoros a petición de los periodistas, un ejercicio de contabilidad para sustentar su convicción ganadora en esta justa electoral.

Dijo por ejemplo, que el activismo político que él preside, está respaldado por 200 mil tamaulipecos que han tocado las puertas de las casas de cuando menos un millón y medio de electores, invitándolos a votar por el PRI.

Pero además, existen 130 mil Magnolias en todos los municipios, mujeres que se han sumado al proyecto tricolor gracias a la invitación girada por la señora Marcela Ronquillo, que se han declarado convencidas de que Baltazar es la mejor opción electoral.

Además, el PRI que encabeza el licenciado Rafael González Benavides, ha seleccionado, designado y capacitado a 16 mil militantes que fungirán como representantes en las casillas electorales, para defender el voto.

Hinojosa Ochoa agrega a este ejército de promotores, a los propios seguidores de los 43 candidatos a presidentes municipales, y a la legión de simpatizantes de los candidatos a de diputados locales, para concluir que el éxito electoral está reservado para el PRI, el domingo 5 de junio.

Hoy estará Baltazar en Tampico y Reynosa, detonando otro escándalo que pegará fuerte en la línea de flotación del barco azul. Hará en el puerto jaibo un importante pronunciamiento sobre la paz y el bien de Tamaulipas.

Lo acompañará en el evento, el coordinador de la bancada del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón. Si a esto suma el lector que Manlio Fabio Beltrones visitó a Hinojosa Ochoa hace unos días, lo sabrá bien pertrechado.

A las cinco de la tarde estará Baltazar en la Quinta Blayser de Reynosa, para presidir otro foro, éste sobre desarrollo social para el bienestar de la familia. Dos horas y media después, el candidato tricolor caminará y hará verbena con mujeres de la CTM.

También en Reynosa, se concretó la adhesión de Francisco Chavira Martínez a la campaña de Cabeza de Vaca. Este vividor pervirtió la figura de candidato independiente, pues nunca quiso ser candidato, sino sólo buscar la oportunidad de medro personal. Ambos posaron tomados de las manos frente a la prensa.

En Ciudad Victoria, más de 12 colonias y un ejido sufrieron severas inundaciones la noche del domingo, consecuencia de una lluvia que duró dos horas. Hubo naufragio en la casa del autor de la columna.

El contador Oscar Almaraz Smer y sus colaboradores se dieron a la tarea de visitar a los damnificados, para ofrecerles apoyo. Anunció el candidato soluciones definitivas para las inundaciones en temporada de ciclones.

Mañana cumple años la periodista Adela Micha, que dio tremenda descobijada a la corrupción de Cabeza de Vaca y de su contlapache riobravense Alejandro Llanas Alba. El jueves tiene fiesta natalicia, si Baltazar le da el día de asueto, el médico Felipe Garza Narváez.

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI