Crónicas Políticas

Se cae el juicio contra Eugenio; ausencia explicable

Publicado el 19 de octubre de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Reynosa recibió el martes, la visita del jefe nacional de la policía federal y del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, pero ni los fuertes dispositivos personales de seguridad que presumieron, impidieron que se repitieran balaceras, persecuciones, abatidos.

Y ayer miércoles volvió a correr la sangre por las calles de Reynosa, cuando grupos de delincuentes volvieron a paralizar actividades cotidianas, especialmente en maquiladoras y escuelas.

Nos invitaron a presenciar la comparecencia del titular estatal de la Secretaría de Desarrollo Social, en comisiones del Congreso local, pero preferimos emplear el tiempo en algo productivo y nos fuimos a Reynosa, a hacer galopar frenéticamente la adrenalina.

Decisión acertada, pues Gerardo Peña Flores repitió ante diputados el disco rayado de las cuentas alegres y las promesas del ahora sí, van a aterrizar los programas sociales que este año existieron solo en el papel, pese a que se gastó el presupuesto asignado.

Diputados de oposición al PAN-gobierno, reclamaron acciones directas, no más palabras y justificaciones, pues la pobreza crece y sólo atinan a instalar comedores para regalar comida pero no alientan empleos ni empresas familiares.

En el trayecto de Ciudad Victoria a Reynosa, temprano, no vimos vigilancia especial. Conversamos con soldados en el retén del ejido Tres Palos, con policías federales en el retén del poblado El Encinal y luego con otros en el ejido Francisco I. Madero.

Había punto más de revisión carretero en las instalaciones de lo que fue la garita aduanal del kilómetro 26, y tres patrullas estatales estaban estacionadas, con sus oficiales afuera, en las instalaciones de la nueva clínica regional del IMSS, en la entrada a Reynosa.

Por confidencias de algunos de ellos, supimos que había una alerta sobre un ataque al palacio municipal de Reynosa, asaltos a dos empresas maquiladoras, cierres de escuelas con niños tirados en el piso para su protección, y el cuerpo de un hombre sin vida, por el rumbo a la salida a Monterrey.

Recorrimos la ciudad y nos percatamos que pese al clima de terror no pierde su agitado ajetreo cotidiano, con personas que cumplen sus actividades ordinarias como si no temieran que en cualquier momento, una bala perdida les costara la vida.

No es que estén acostumbrados los ciudadanos a la violencia exacerbada, simplemente no pueden detener el ritmo natural de la ciudad y su zona conurbada con Río Bravo, de más de un millón de personas, que producen todos los días una riqueza extraordinaria que hace su aportación a la dinámica económica nacional.

Resulta difícil de creer, que un grupo de delincuentes frene, detenga, paralice, congele, trastorne la vida de Reynosa cuando se lo propone, con sus potentes armas de fuego, y que el gobierno permanezca azorado, perdido, derrotado, sumiso, postrado, pese a que sigue teniendo el monopolio de la violencia.

Cabeza de Vaca y el jefe nacional de la policía federal conversaron el martes en Reynosa, pero por protocolo institucional no se revela la naturaleza de los temas ni las conclusiones.

Ojalá el gobierno produzca ya, luego de diez años de narco-guerra, una solución para exterminar este cáncer que tiene podrido el tejido social, la economía colapsada y una gran, gran irritación social.

Gracias un reporte oficial del Grupo de Coordinación Tamaulipas, supimos que el saldo de la jornada de ayer en Reynosa, fue de dos sicarios abatidos, uno detenido, se aseguraron 8 vehículos, armas, cargadores, cartuchos, poncha-llantas.

Delincuentes abandonaron sus unidades para huir corriendo cerca de un parque industrial de la colonia Almaguer, pero no tomaron rehenes entre los trabajadores, pues los de dos maquiladoras se escondieron en un almacén y en la cafetería.

En Río Bravo hubo más jaleo martes y miércoles, con advertencias en redes sociales firmados por los dos grupos rivales, de que nadie salga de sus casas después de las cinco de la tarde, porque podrían ser asesinados.

Muchos negocios permanecen con las puertas cerradas y las escuelas funcionan bajo un clima de incertidumbre; es grande el ausentismo laboral y escolar.

Sobre el mismo tema, el diputado federal del PAN, César Rendón García, no tiene memoria, pues secuestraron recientemente a su padre del mismo nombre, en Reynosa, por la falta de garantías por parte del gobierno, y sin embargo se erige en ardoroso defensor del Gobernador Cabeza de Vaca.

Rendón se declaró escandalizado, desconcertado y furioso, debido a que su colega de cámara, el priísta riobravense Edgar Melhem Salinas, se atrevió a pedirle al pleno que exhorte al gobierno a pacificar a Tamaulipas, particularmente a la frontera.

Reprocha don César, que Melhem salga hasta ahora a clamar en defensa de los ciudadanos, soslayando en el pasado las omisiones, incompetencias y nulidad de las autoridades del partido tricolor, para atender el mismo problema de la violencia.

Esta apasionada defensa nos hace pensar que Rendón García busca congraciarse con el gobierno estatal, panista por motivos futuristas, perdonándole inclusive, que su falta de resultados puso en riesgo la vida de su propio padre.

Es hipócrita esta postura porque evidencia una doble moral y un interés mezquino que antepone el legislador panista, sobre el interés del conglomerado.

Está como la senadora Mariana Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala de Felipe Calderón Hinojosa, que hizo aprobar por el presidente del Senado, también panista, Ernesto Cordero Arroyo, un punto de acuerdo dizque para apresurar el proceso penal contra Eugenio Hernández Flores.

Mariana era diputada local y presidenta del PAN en el entonces Distrito Federal en el año 2009, cuando ocurrió el incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, donde perdieron la vida 49 niños.

La dueña del negocio es su pariente, lo mismo que de Margarita, y nunca fue molestada para responder por la terrible tragedia, amparada por el poder del entonces Presidente Calderón Hinojosa, su primo político.

Pero Mariana Gómez del Campo nunca alzó la voz para pedir justicia y llevar a la aristocrática dama a los tribunales.

Por cierto, un juez federal desechó de plano la sentencia de formal prisión dictada por un juez estatal contra Eugenio Hernández Flores, acusado de peculado y operaciones con recursos de procedencia ilegal. Simplemente el expediente está hecho con las patas.

Le llegó un día tarde el regalo de cumpleaños al ex Gobernador, pues el amparo de la justicia federal le otorga la libertad en automático, para que siga el proceso en su contra desde su casa.

La noticia mala para Geño, es que otro juez federal dictó en su contra una orden provisional de detención, con motivo del pedido de extradición que entabló el gobierno de Estados Unidos, acusado en Texas de delitos cometidos con bancos.

Los abogados defensores tienen otro round a favor, pues impidieron mediante la justicia federal, la pretensión del gobierno de los vientos del cambio, de hacer llevar a su cliente a una cárcel federal.

El juez local que firmó la formal prisión fue removido por sus superiores, no se sabe si espontáneamente o a petición de él mismo, pero eso no lo salva del delito que le imputarán a nombre de Eugenio, por haber vulnerado sus derechos constitucionales.

Otra nota interesante es que Cabeza de Vaca no atendió la emergencia policiaca sufrida en la región fronteriza, del viernes al lunes, debido a que andaba en la Ciudad de México, atendiendo asuntos de pesos y centavos.

Junto con otros Gobernadores panistas, Cabeza quiere que no desaparezca del presupuesto 2018 el llamado fondo de los moches, que se reparte entre los 500 diputados para que lo repartan discrecionalmente entre los municipios de su predilección.

El agua-fiestas que nunca falta pregunta sin malicia, ¿para qué quiere más dinero federal el gobierno de Tamaulipas, si no lo ejerce?, y pone como ejemplo los casi 50 mil millones de pesos autorizados como gasto para este año y que no se refleja en obra pública, pues no hubo ni una, relevante.

Otra mala noticia es que no desaparecerá, tampoco en 2018, el impuesto sobre tenencia de vehículos, una de las promesas de campaña del PAN en 2016.

Cumplió años en Nuevo Laredo el abogado y periodista radiofónico Fernando Gaytán Vela.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI