Crónicas Políticas

Una fiesta de cumpleaños para Alan Rivas Garza

Publicado el 13 de febrero de 2017

La frontera tamaulipeca tiene la gran calamidad de sufrir la inseguridad pública porque carece de policía propia, municipal, y el Grupo de Coordinación Tamaulipas francamente no puede con el paquete. Las cosas van a empeorar allí porque ya empezó en Estados Unidos el barrido ordenado por Trump contra los migrantes.

En Nuevo Laredo aumentó a 600 el número de cubanos que requieren ayuda porque no pueden cruzar hacia Estados Unidos al cancelarse el programa de ese país que los aceptaba como refugiados, a condición de que llegaran por tierra, no por mar.
También llegaron a esa ciudad fronteriza representantes de la ONU para verificar la situación de los extranjeros y ofrecer su ayuda. Los que no aparecen son funcionarios del gobierno federal, concretamente de la Secretaría de Gobernación.

Miguel Ángel Osorio Chong participó recientemente en una ceremonia que congregó en la Ciudad de México a cientos de presidentes municipales, y con un cinismo extraordinario, les pidió que se sumen en el apoyo que la Secretaría de Gobernación otorga a los migrantes.
Aludió el titular de la dependencia, a su programa de nombre tonto, “Somos Mexicanos”, dizque abre oportunidades de realización personal a los repatriados, pero que no se conoce en la frontera tamaulipeca.

Osorio y el Presidente Peña Nieto acudieron hace unos días al aeropuerto chilango, para tomarse la foto con repatriados que fueron echados de Estados Unidos. “No están solos. No los abandonaremos”, prometió el Presidente.
Pero los dos funcionarios no tienen presencia en las ciudades fronterizas tamaulipecas, en momentos en que llegarán migrantes por montones, mexicanos y extranjeros, requiriendo comida, hospedaje, ropa.
Las autoridades municipales y las organizaciones no gubernamentales, especialmente las religiosas, no tienen suficientes reservas económicas para afrontar estas necesidades soslayadas por el gobierno federal, y tendremos allí, pronto, otra emergencia, igual de grave que la violencia desbordada.

También en Nuevo Laredo, la COMAPA sigue teniendo números negros gracias a los programas aplicados en beneficio de los usuarios, pues conceden facilidades para que regularicen sus pagos. Recaudó en enero 32 millones de pesos, contra 27 del mismo lapso pero del año anterior.
La estabilidad financiera de la dependencia se mantiene desde 2013, gracias que se eliminaron los despilfarros y se aplicó una estricta política de austeridad, que ha redundado en superávit.
COMAPA cumple ahora puntualmente sus compromisos, como lo demuestran los egresos registrados en enero, por 26 millones de pesos, por conceptos como pago a pasivos, impuestos, INFONAVIT, a proveedores, CFE, gastos operativos, adquisición de químicos para el proceso de potabilización.

Por cierto, la familia panista de Nuevo Laredo eligió ayer a la ex regidora Imelda Sanmiguel Sánchez, como nueva presidenta del comité municipal partidista. Enrique Rivas Cuéllar fue el primero en felicitar a la muchacha, candidata única.
En Ciudad Victoria, el PAN estrenó ayer dirigente local en la persona de César Guerra Montalvo.
Pero en Valle Hermoso tuvo que suspenderse la elección por la sospecha de que había dados cargados. Los inconformes profirieron insultos hasta para el presidente estatal del PAN, Kiko Elizondo Salazar, tildándolo de corrupto.

En Río Bravo, el presidente municipal, Juan Diego Guajardo Anzaldúa, firmó 44 nombramientos de delegados municipales para otras tantas comunidades rurales, para que sirvan de enlace y hagan llegar los beneficios que les corresponden.

El secretario del Ayuntamiento, Sergio Sierra, y el director de Desarrollo Rural, Rafael Canchola Muñoz, fueron los encargados de entregar los nombramientos, pidiendo a los nuevos funcionarios cumplir con eficiencia y honestidad la encomienda que les dio Juan Diego.
Guajardo ofreció en campaña ayudar a los ejidos en sus necesidades más apremiantes, y estos delegados serán los enlaces para cumplirles a las familias del campo.

Otro tanto está haciendo en Matamoros, el presidente municipal Jesús de la Garza Díaz del Guante, con una visita que hizo al ejido Sandoval, de más de 80 años de antigüedad, donde puso en marcha un programa permanente de atención y mantenimiento a la infraestructura campirana.
De entrada, este programa beneficia a 20 centros de población, pues procura mejorar su calidad de vida, a través de mantenimiento y en su caso, rehabilitación de los sistemas de agua potable y de alumbrado público.

Los vecinos agradecieron la visita de Chuchín, que llegó acompañado de su Gabinete y el Cabildo, para que atestiguaran los trabajos de arreglo de acceso a ese y otros ejidos aledaños.
Brigadas de trabajadores levantaron toneladas de basura tirada clandestinamente y anunció el presidente municipal, la instalación de contenedores para el depósito de desechos.

En otros temas, el sábado asistimos a una fiesta anticipada de cumpleaños en Ciudad Victoria y fue una reunión peculiar porque los invitados lloraron de tristeza pero también de alegría, porque el homenajeado estaba presente sólo en espíritu, pues su estructura física había cumplido el mandato bíblico, de que inexorablemente se convertiría en polvo.
Jorge Alan Rivas Garza cumpliría 25 años de edad el jueves 23 de febrero, pero la muerte tenía decidido que el viernes 10 de enero, 13 días antes de su aniversario natal, rindiera cuentas al Supremo Creador, y se lo llevó.
Sus padres Derly Rivas Alvarado e Irma Idalia Garza Wong reunieron a los amigos de Jorge Alan en el rancho victorense El Paraíso, donde el muchacho tenía asentado su negocio de exportación de carbón. Allí se ofició un servicio religioso en sufragio de su alma y se remató con la fiesta anticipada de su cumpleaños, que sería el jueves 23.

Fue una hermosa ceremonia que movió las fibras más sensibles de los invitados, la mayoría de los cuales no reprimieron lágrimas en amoroso recuerdo del amigo que dejó un legado de pasión por las cosas, emprendimiento y una fe inquebrantable en lo que se propuso conseguir.
Concluida la perorata del predicador y los cánticos religiosos, Derly Rivas invitó a disfrutar de una fiesta que había empezado a preparar Jorge Alan con motivo de su cumpleaños número 25, en la explanada del rancho.
Como él lo quiso, pusieron en los altavoces música de los años 80 (disfrutamos canciones de la banda británica Bee Gees), y se exhibió en pantalla de televisión un collage de fotografías con actividades del cumpleañero.

Derly e Irma Idalia disfrutaron ellos mismos de la fiesta, fuertes, enteros, agradeciendo la presencia de los invitados, sobre todo de los muchachos, amigos de su hijo.
Allí saludamos a José Luis de Anda Yancey, que vino desde Reynosa, a su hijo Alejandro; Heriberto Ruiz Tijerina, Arsenio Cantú y su hijo del mismo nombre; Tino Sáenz, Federico González, Jaime Torres. También Rómulo Pérez Pérez, Gustavo El Chino González, la mayoría, con sus esposas.
El duelo se prolongó hasta el día siguiente, pues el domingo despedimos los restos mortales del periodista Javier Vázquez Eguía, compañero de redacción de El Mercurio de Tamaulipas, acaecido por un problema vascular cerebral.

Ayer fue el cumpleaños del economista y doctor en administración pública, Jorge Lera Mejía.
Hoy es lunes de “Reporteros en la mesa”, en Noti-GAPE Reynosa, en el 1390 del cuadrante, AM, a las 19:00 horas. Conduce Luis Alonso Vázquez.

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI