Del abogado amigo

Estamos muy heridos.

Por:
Publicado el 24 de octubre de 2016

Tanto como querer detener una severa hemorragia con un pedazo de tela adhesiva con un poco de gasa. Así va hasta ahorita la dura y larga carrera del Sistema Nacional Anticorrupción.

Porque aunque el Senado ya eligió a los integrantes de la Comisión de Selección (dentro de los cuales nos debe dar gusto estén personas como Viridiana Ríos y Juan Pardinas), que designarán a los 5 miembros del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción; lo cierto es que el avance se da a la par de que algunos “enfermos” (no encontré una palabra más ad hoc, estimado lector) de la política, no hacen más que confirmar el contenido de ciertos estudios psicológicos realizados por Universidades prestigiosas, que sostienen que el dinero es una droga, y que puede llevar a cambiar el comportamiento del adicto y hacerlo actuar como un idiota.

Insisto como comencé, pero, ahora a modo de pregunta: ¿Cómo poder detener una severa hemorragia con un pedazo de tela adhesiva que tiene un poco de gasa en el centro? Y es que, hasta hoy, el avance en materia anticorrupción no es más que un curita que de nada sirve frente al tamaño de la herida que provoca la hemorragia.

Miles, y más miles de millones de pesos entre diezmos y negocios que aunque disfrazados de licitud son en su mayoría inmorales; se escurren de entre las manos del pueblo para ir a satisfacer una adicción: su enfermedad desemboca en que el dinero del pueblo en vez de servir para disminuir la desigualdad, detone la misma, al autoincrementarse desproporcional e irracionalmente sus patrimonios.

¿No entienden que según la ley son ellos quienes debieran de hacer justicia y encarcelar a través de la acción legal de sus Procuradurías de Justicia a los defraudadores, secuestradores y ladrones? Tal vez somos nosotros los que estamos mal: no hemos entendido que son ellos quienes defraudan al pueblo, secuestran nuestro dinero y se roban lo que pueden.

¿No entienden que los mexicanos estamos muy heridos? Otra vez: Tal vez somos nosotros los que estamos mal: no hemos comprendido que sí entienden pero les ocurre como con toda adicción, les resulta casi imposible su abandono.

En fin, sabedores somos todos de que generalmente en las estructuras de este tipo de instituciones, como el Comité de Participación Ciudadana, por más noble que sea su esencia, existen complicidades: tanto de quienes se venden como de quienes cierran los ojos; por ello es que deseo que éste sea de los casos de excepción y que, solo lleguen las personas idóneas, pues además de coadyuvar al cumplimiento de la ley al Comité Coordinador (que está integrado por la Auditoría Superior de la Federación, la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, etcétera), tiene la atribución de acceder –sin ninguna restricción- a la información que genere el Sistema Nacional.

Es la última parte del párrafo anterior, la que hace adquiera gran relevancia que los Seleccionadores elijan bien a los 5 ciudadanos que integrarán el Comité.

México ya no aguanta otro Padrés, ni otro Medina y mucho menos otro Duarte. Si no podemos rehabilitar a los adictos de su padecimiento, trabajemos juntos en asegurarnos de cambiar ese pedazo de tela adhesiva con gasa en el centro, y detengamos de una vez por todas el gran flujo de sangre que provoca la herida. Para lograrlo hay que aplicar presión, mucha presión. Estemos pendientes.

Attachments area

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”