Del abogado amigo

Necesitamos paz.

Por:
Publicado el 13 de febrero de 2017

Que si sale o no la Ley de Seguridad Interior en el Congreso de la Unión para que el Ejército cuente ya con un marco regulatorio; que si Mando Único o Mixto policial; que si la misma o una nueva estrategia de seguridad, y que, de plano, si mejor se regresan las fuerzas armadas a sus cuarteles.

Empresarios y sociedad civil en general, vivimos época de incertidumbre. La mayoría de los victorenses no sabemos para dónde va el tema de seguridad, pues, aunque las autoridades encargadas de garantizárnosla hacen esfuerzos por coordinarse mejor, estimo, primero va la verdadera estrategia y luego la coordinación, pues si no es así: ¿para qué fin se coordinan?

Me queda claro que el objetivo es genuino, no tengo ningún asomo de duda que la autoridad persigue lo mismo que la ciudadanía: recuperar la paz; pero, con analogía futbolera: ¿son los tachones correctos para la lluvia?
En ese tenor estratégico, es urgente que se anuncie ya el Nuevo Plan de Seguridad para Tamaulipas.

Vamos más allá, además de incertidumbre, en Victoria se vive en un error. La responsabilidad es de los tres órdenes de gobierno y no solo del Gobierno del Estado. Qué fácil resulta culpar a “los nuevos”. Como se lo he pedido en el tema anticorrupción, estimado lector: debemos ser objetivos y, exigir, de cada ente público lo que de acuerdo a sus competencias y facultades le constriñe en el tema de seguridad.

Esa es la tendencia jurídica, ajustémonos; ya que, el periodo de apoyo del Ejército en el tema, aunque ya largo, al fin transitorio, tarde o temprano terminará.
De tal suerte que, de vital importancia resulta que como ciudadanos tengamos claro qué es lo que nos toca en nuestra participación: no se trata de exigir por exigir -pues a veces ello deviene peligroso, se crea desinformación que genera inestabilidad y pánico-; tenemos que exigir inteligentemente, y para ello debemos estar informados (exigir información veraz y oportuna; dar seguimiento al reclutamiento y contratación de nuevos policías; señalar cuál es la participación real de los municipios en el tema; exigir transparencia; son entre otros, ejemplos de participación responsable).

Y es que mucho tiempo se actuó sobre estrategias de seguridad que,seguramente, en su oportunidad, técnicamente no cabía mejor opción, pero, resulta incontrovertible que no funcionaron. Es tiempo de renovar la estrategia. No me canso: Es necesaria verdadera estrategia, y luego, entonces sí, grancoordinación.

Debemos confiar que sobre el Nuevo Plan de Estrategia que anuncie el gobierno, encontraremos voluntad política para que detrás de cada eje de la ruta, exista por fin inteligencia técnica y tropicalización: el ajuste real de la estrategia a nuestras necesidades puntuales.
Necesitamos paz.

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”