Del abogado amigo

Ni modo, así nació

Por:
Publicado el 05 de septiembre de 2016

Con el título no me refiero a Peña: no corresponde a una señal en forma de ofensa para él como a veces se emplea tal expresión en plano de broma; aunque tal vez así lo haya pensado Usted al iniciar a leer este texto, en virtud del contexto hillarytrumpeano que rodeó su informe.

No, estimado lector. “Ni modo, así nació”, es la cuarta historia que relata el libro: “LOS DOCE MEXICANOS MÁS POBRES, el lado B de la lista de los millonarios” que coordinó Salvador Frausto.

Rosendo Mayahua Flores, es el protagonista. Es considerado por Oscar Balderas, uno de los autores del libro (y quien hizo el trabajo de investigación sobre Rosendo), como el habitante más pobre de la comunidad más pobre del municipio más pobre del estado de Veracruz.

Así, quiero compartirles pequeños extractos de la historia que sobre este hombre que vive en Mixtla de Altamirano, Veracruz, relata el libro. Considero que es necesario que se cuenten estas historias –no tiene nada que ver mi afirmación con el vacío comercial que en medios de comunicación circula del titular del ejecutivo con motivo de su informe-, porque sensibilizan a quien las lee y eso abona al círculo virtuoso que comienza con la dignidad humana y termina con la ayuda mutua.

Pensé en explicárselos yo, pero, no creo poder transmitir mejor que el autor; aquí voy:

“Para conocer la historia de Rosendo Mayahua Flores primero debes conocer a sus hijos. Te presentaré, primero, a dos de ellos que están del otro lado de esta madera hinchada por la humedad que funciona como puerta. Entra. Mira la estructura de este hogar. El techo de tablones parchados y tiras de cartón enmohecido. Las paredes de troncos disparejos no impiden que se cuele el aire gélido de la sierra. El piso de tierra se levanta con cada pisotón hasta meterse en las narices de la familia. Pregúntate: ¿Qué infancia podría tener alguien que vive dentro de un cascarón así en un municipio donde el termómetro marca hasta seis grados?”

“…Él es Demetrio Mayahua Mayahua, el más pequeño de los siete hijos de Rosendo. Tiene ocho años y mide unos 60 centímetros, que serían un poco más si pudiera estirar las piernas que la enfermedad congénita le pega al pecho. Su estatura es la mitad promedio de un niño de su edad, pero nació con una enfermedad que nadie sabe nombrar en su familia. Quizá es una condición rara y maldita que lleva el nombre de su descubridor. Pero no hay forma de saberlo porque la única vez que un médico lo revisó a los pocos días de nacido, dijo algo tan vago que así lo recuerdan sus papás: “Ni modo, así nació”.

“…Mira los ojos de Rosendo Mayahua Flores, sus pupilas negrísimas y, alrededor de ellas, donde debiera haber blanco, nota ese amarillo alarmante. Piensa: ese color quizá es señal de un hígado enfermo. Pero no hay forma de que él lo sepa: tiene 40 años y en sus últimos 15 no ha visto a un médico, porque no puede pagar una consulta en la cabecera municipal y, como no tiene seguridad social, no lo reciben. Los únicos doctores que ha visto desde hace tres lustros son los que han atendido a sus hijos con apatía.”

“…Como adulto esa vida de pobreza y falta de atención médica lo ha llevado a un deterioro físico evidente: Rosendo podría medir 1.70 metros, pero la desnutrición lo ha encorvado hasta llevarlo por debajo de 1.65; debería pesar unos 70 kilos, pero luce de 20 menos; su cabello parece seco, las uñas quebradizas, los labios partidos y bajo su camisa rosa y pantalones azules hay una piel manchada y arrugada como de un adulto mayor. Además, es propenso a que él y su familia contraigan algún tipo de cáncer por estar expuestos las 24 horas del día al humo del fogón que está siempre prendido dentro del hogar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la quema de leña en el interior de una habitación produce la liberación de benceno, cuya exposición prolongada es letal.”

Al final, estimado lector, el autor Balderas le hizo algunas preguntas a Rosendo:

“-¿Qué hace Usted si se enferma? –Nada. Me duermo y espero.

¿A qué se dedica? –Siembro maíz

¿Cuánto gana al día aproximadamente? –Sesenta. A veces, pero sólo cuando hay trabajo. Cuando no hay, no gano dinero.

¿En cuánto vende cada kilo de maíz? –Si nadie compra, a cuatro (pesos).

¿Qué suele comer la familia? –Cuando tenemos dinero, pues compramos algo. Cuando no, pues no. No hay.

Y cuando hay comida ¿qué comen? –Soya, arroz y frijoles.

¿Usted está en algún programa social del gobierno de Mixtla o de Veracruz o de México? –Nada.

¿Crees que tu vida podría cambiar? –No creo.”

Bien, sé que aunque el libro fuera muy vendido o este texto fuera compartido miles y miles de veces, lo más seguro es que Rosendo continuará igual; pero por lo menos tendré la satisfacción de haber puesto un grano de arena.

Los destinatarios del libro no son sólo Peña y la clase política, somos todos.

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”