Del abogado amigo

Que continúe la tendencia

Por:
Publicado el 06 de marzo de 2017

Históricamente diferentes actores de la clase política mexicana han incorporado a su retórica el elemento del Estado de Derecho.
Y que tal símbolo del espíritu de legalidad formara parte de su discurso no era mala noticia, sin embargo era –y sigue siendo– muy raro ver que aquel candidato que hablaba del fortalecimiento del Estado de Derecho en campaña, pasara del discurso a las acciones reales ya en el ejercicio del poder.

Esto es, el Estado de Derecho queda casi siempre como figura jurídica vacía, que sólo les resulta útil a quienes practican política para generar esperanza y con ello adeptos, pero no trasciende a la esfera de lo práctico: que realmente se demuestre que nadie está por encima de la ley.
Hoy, hay indicios inequívocos de que el Gobernador pretende realmente fortalecer el Estado de Derecho:
Una funcionaria pública que pasó a Estados Unidos con un carro oficial del Gobierno del Estado sufrió la consecuencia de su acto administrativo irregular; un Subsecretario que en estado de embriaguez provocó un accidente automovilístico –también en un auto oficial- sufrió de igual forma la consecuencia de su indebida conducta; señalamientos de corrupción en Obras Públicas; cuentas públicas revisadas minuciosamente en el Congreso; y recientemente la cancelación de un concierto musical en el sur de Tamaulipas ya que ciertas líneas de investigación apuntaban a que alrededor de la materialización de dicho evento se estaban viendo vulnerados derechos de ciudadanos tamaulipecos, a través de extorsiones y otros conceptos delictivos.

Y aunque para algunos, los anteriores ejemplos parezcan mínimos o aislados, robustece mi tesis el sonado proceso penal que se sigue en contra de dos Notarios Públicos que presuntamente han incurrido en irregularidades que constituyen hechos ilícitos, a través de la Fe Pública con la que los privilegió en algún momento el Estado.
Considero, que debe continuar esa tendencia en la voluntad política actual. Creo firmemente en que es sano (y urgente) que los ciudadanos nos demos cuenta que el mal actuar trae consigo una sanción legal.

Además, noticias de tal naturaleza, trascienden positivamente en materia de desarrollo económico. Porque hoy más que nunca en Tamaulipas, necesitamos demostrarle al mundo entero que somos confiables para hacer negocios. Y esa confianza de los inversionistas sólo la podremos recobrar fortaleciendo el Estado de Derecho, qué mejor forma de ejemplificar que la ruta es hacia allá, que poniendo sobre la mesa cuestiones que debieron ponerse hace mucho tiempo, máxime que una de las condiciones que más obstaculiza la atracción de capitales es precisamente la carencia de seguridad jurídica en materia patrimonial (la falta de certeza que provoca al respecto nuestra legislación civil y la falta de ética de algunos – muchos- Notarios).

Con optimismo destaco lo anterior, sin que ello implique irresponsabilidad, estimado lector, tengo claro como Usted que hay muchísimo por hacer para terminar de fortalecer el principio de legalidad y con ello sacar adelante a Tamaulipas. Estimo que a corto y mediano plazo, el foco de atención debe estar en los rubros de seguridad pública, transparencia, estructura legal del combate real a la corrupción, y seguridad patrimonial. Los primeros dos constituyen el mayor de los retos para el Poder Ejecutivo, y los últimos dos para el Poder Legislativo.

En fin, las buenas señales no dejan de ser meros indicios, es nuestro deber estar pendientes y exigir que el Gobierno continúe la tendencia de acciones encaminadas a fortalecer el Estado de Derecho; y como hasta hoy: no en búsqueda de aplausos, sino conscientes de que es su obligación.
No más impunidad en Tamaulipas.

Attachments area

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”