Del abogado amigo

¿Que informaban Zabludovsky y López – Dóriga?

Por:
Publicado el 02 de mayo de 2017

Casi no veo televisión. No podría asegurar en este momento si es por falta de tiempo, o porque ya no es indispensable para estar informado.
Sin embargo, hace algunos días llegué de trabajar y en vez de seguir con lo que dicta mi rutina debo hacer, encendí el televisor.
No recuerdo el canal pero fueron más de dos horas continuas escuchando noticias de corrupción. Que si Duarte, que si el otro Duarte, que si Yarrington, que si Borge, que si Eugenio Hernández, que si el actual de Nayarit, que si el proceso de Medina, y ahora hasta afiliados al partido de López Obrador.
Y no pude evitar pensar: ¿Qué informaban Zabludovsky y López Dóriga?
Que la PGR decomisaba tal y tal; que en Afganistán había terrorismo; que el chupacabras; y además de rendir culto al Presidente en turno, solo de vez en cuando informaban de un “chivo expiatorio” vinculado con el tema de corrupción, aunque casi siempre se trataba de un Director o de un funcionario de rango muy inferior a un Gobernador.
El mismo ejercicio mental me llevó a pensar, estimado lector, lo que seguro estoy Usted comparte: todos estos años (varias generaciones) los funcionarios que administraron el dinero de todos -en específico por hoy me refiero a gobernadores-, hicieron verdaderos imperios; fortunas familiares, y de ello nada informaban.
¿Quienes estaban mal, Zabludovsky y López – Dóriga o, nosotros?
Hemos sido víctimas sí, pero también actores de la corrupción, por omisión.
Tanto los medios de comunicación como los ciudadanos, somos responsables.
Por una u otra razón, – que estimo recae más en crisis económica que en genuina convicción por la justicia y la verdad- la mayoría de los medios hoy sí cumplen a cabalidad su función: critican, juzgan y opinan sobre los temas más sensibles, particularmente sobre hechos de corrupción, sin importar de quien se trate;
¿Qué nos toca a los ciudadanos?
Involucrarnos, es decir, no asumir una actitud pasiva y omisiva; estar bien informados y exigir participar en algún organismo serio; educar en base a principios éticos y morales; no ser corruptos; ¡denunciar!
Denuncien los actos de corrupción, sea del Municipio o del Gobierno, es parte de ser un buen ciudadano, aún sin Sistema Local Anticorrupción (y sin Fiscal Anticorrupción en Tamaulipas) la Procuraduría debe darle seguimiento y, si no lo hace, denuncie esa omisión en algún medio de comunicación serio.
Porque si la Auditoría Superior o Hacienda tienen facultades para poner en conocimiento de la Procuraduría un delito, ellos facultad, pero nosotros el derecho.
Creo que una presión ciudadana efectiva sería un buen comienzo, y al mismo tiempo aceleramos la creación – y funcionamiento real- de nuestro sistema local.
¿O qué, no hay corrupción en el Municipio de Victoria, en los demás municipios, en Tamaulipas?
despacho@torreabogados.com

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”