Del abogado amigo

Sí, a la adopción por homosexuales

Por:
Publicado el 26 de septiembre de 2016

Incluir el derecho a los matrimonios igualitarios en la Constitución,  ha provocado múltiples marchas ciudadanas

La propuesta de reforma que envió Peña Nieto al Congreso, que dispone incluir el derecho a los matrimonios igualitarios en la Constitución, ha provocado múltiples marchas ciudadanas, unas precisamente a favor de los matrimonios igualitarios (entre personas del mismo sexo), y otras a favor de la familia (como la conocemos naturalmente, entre hombre y mujer), es decir, éstas últimas en contra de la iniciativa de Peña.

Y es que no obstante que los propios líderes del PRI en el poder Legislativo han dicho que tal propuesta del Ejecutivo no es prioridad en la agenda del Congreso, ya que hay temas que le urgen más a los mexicanos, la discusión colectiva respecto al punto, cobra día a día mayor interés en todos los sectores.

Así, lo entero, que apenas el viernes 23 de septiembre, a la par del contexto marchista y de las diversas posturas en torno a la aludida iniciativa, los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunciaron en el sentido de que es insostenible pensar que una pareja de homosexuales, por el simple hecho de su orientación sexual, no sean idóneos para adoptar a un menor de edad. En otras palabras: la Corte dijo sí, a la adopción por homosexuales.

El análisis bajo el cual abordaron el asunto, fue poniendo de relieve que el punto fundamental a considerar en una adopción es el interés superior del niño, con la intención de que éste forme o se integre en una familia, en la cual reciba afecto, cuidados, educación, y condiciones adecuadas para su desarrollo. De ahí que, sostuvieron, la idoneidad de las personas para ser consideradas para adoptar debe atender únicamente a la posibilidad de brindar cuidado y protección al menor de edad, para incluirlo a una familia, y que no puede atender, de manera alguna, a su orientación sexual.

Le explico, estimado lector, que dicho pronunciamiento se da en un contexto jurídico que protege los derechos humanos a la no discriminación y a la igualdad, con criterio progresista, en el que concluyeron los Ministros que una pareja del mismo sexo no pone en riesgo el interés superior de los niños; sólo condicionando la consumación de la adopción a revisar si la persona o personas que pretenden adoptar, cumplen o no con las características, virtudes y cualidades, para brindarle al menor una familia donde se desarrolle integralmente.

¿Usted qué opina?

Yo felicito a la Corte por fallar conforme a Derecho: de acuerdo a los derechos humanos que protege la Constitución, más allá de los abanderamientos políticos, causas de activismo, homofobias, posturas religiosas, marchas, etcétera. Y de paso, le digo, son buenas noticias para Peña: si la Suprema Corte dijo sí, a la adopción por homosexuales, implícitamente acepta los matrimonios igualitarios que propone él en su iniciativa. Al tiempo.

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”