Política

El nuevo perfil de los personajes políticos y los servidores públicos

Publicado el 21 de enero de 2015

La evolución de la sociedad de una masa indolente y permisible, a ciudadanos informados, conscientes de sus derechos, críticos, exigentes e intensamente participativos en las cuestiones políticas, económicas y sociales del país (y el mundo), es fruto entre otras cosas del acceso a la información, la globalización y la capacidad de retroalimentación de los medios de comunicación. Esto representa el legítimo empoderamiento de las masas.

No es de sorprender que las instituciones políticas, gubernamentales y de seguridad, así como los servidores públicos y personajes políticos, hayan sufrido de manera estrepitosa una caída de credibilidad, aceptación y popularidad, sin importar el partido político del cual emanen. Este fenómeno no es exclusivo de ningún país, salvo sus honrosas excepciones, identificamos inestabilidad política y social en distintas regiones del orbe, la cual incluso ha llegado a la sedición en algunos países, claro ejemplo de esto es “La Primavera Árabe”.

Si bien las técnicas del marketing político han demostrado ser efectivas para persuadir al votante indeciso y mitigar la percepción negativa ante la sociedad de los gobiernos y actores políticos, llegaremos a un punto de inflexión donde los gobiernos más allá de su imagen, discurso y actividad, se verán obligados a presentar resultados tangibles, responsabilidad ante el medio ambiente, mejorar la distribución del ingreso, brindar transparencia efectiva, finiquitar la impunidad y acabar con las prerrogativas ilegales (nepotismo, sistema de cooptación y condonación de impuestos) dentro de la élite económica y política.

Una vez dicho esto, me atrevo a afirmar que en un futuro no distante las campañas electorales de éxito no dependerán solamente de la operación y marketing político, serán las que provengan de las administraciones que aprueben estos nuevos “súper ciudadanos”.

Esta coyuntura social es donde los candidatos y partidos ciudadanos tienen su mayor oportunidad de éxito ante una elección política, y esto es debido a que han identificado de manera consciente (o inconsciente) con lo que se simpatiza el imaginario colectivo con respecto a los temas de política y gobierno.

Modelo de esta oportunidad es el movimiento ciudadano PODEMOS en España,el cual comenzó en enero del 2014 y debido a su gran éxito se constituyó oficialmente como partido político en marzo del 2014, ese mismo año se presentaron a la elección por el parlamento europeo y obtuvieron el 7.98% de los votos, lo cual le permito obtener cinco escaños. Asimismo, una encuesta publicada el 13 de diciembre de 2014 y realizada por DYM Market Research arrojó como resultado que en caso de realizarse elecciones generales, PODEMOS alcanzaría un 29.6% y con esto la victoria.

El nuevo perfil de los personajes políticos y los servidores públicos 2

PODEMOS comenzó su aventura política con el manifiesto “Mover ficha: convertir la indignación en cambio político”, con lo que se puede constatar la empatía con el sentir de la sociedad ante los institutos y personajes políticos. El perfil de sus integrantes son académicos, personalidades de la cultura, el periodismo y el activismo social y político. Su secretario general (el mayor rango dentro del partido) Pablo Manuel Iglesias Turrión, es académico de la Universidad Complutense de Madrid y Doctorado en Ciencia Política y de la Administración. Cabe mencionar que sólo tiene 36 años.

Para que los servidores públicos y políticos sean concebidos positivamente es necesario que realicen un cambio en el comportamiento de manera tajante, no se pueden obtener resultados distintos haciendo constantemente lo mismo, y en estas cuestiones tenemos decenas de años en un proceder sistematizado, donde el protocolo de los actos, la retórica, el acceso, la administración, la puntualidad, las audiencias, etc, han sufrido mínimas alteraciones.

Los ciudadanos no desean políticos que expresen su vocación política de palabra, sino que demuestren su obligación en base a hechos y resultados evidentes y de proporción. La sociedad está ávida por una clase media robusta, con ingresos y oportunidades decentes que permitan desarrollar una vida digna y feliz, y a diferencia de otros tiempos hoy cuentan con distintos medios para exigirlo con mayor efectividad.

Aquellas Instituciones y personajes políticos que no se adapten a estos cambios y no logren identificar el sentir de los ciudadanos están condenados a reducir paulatinamente sus éxitos electorales y por lo tanto, influir en menor medida en las cuestiones políticas del país.

El nuevo perfil de los personajes políticos y los servidores públicos 3

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.