Local

ELECCIONES LOCALES EN TAMAULIPAS 2019

Publicado el 05 de junio de 2019

 

Elecciones locales en Tamaulipas 2019
Por: Enrique Diez Piñeyro Vargas

Sin duda el proceso electoral 2019 en Tamaulipas será recordado como uno de los más pobres en participación ciudadana con apenas un 33% de la lista nominal, un proceso electoral carente en propuestas por parte de los candidatos competidores, con campañas de bajo nivel en estrategia, contenido y emoción. Estos números arrojan como el gran ganador de la elección al abstencionismo, una elección que no generó ninguna pasión y puso en manifiesto la gran indiferencia y el rechazo del electorado hacia los políticos que solo se dedicaron una vez más a los ataques personales, a la fabricación de «memes» y a la guerra sucia.

Vivimos un proceso electoral plagado de candidatos sin emoción política, faltos de carisma, con propuestas vagas, prometiendo cosas que ni siquiera corresponden a las atribuciones y obligaciones como legisladores locales, campañas acartonadas y sin imaginación. De pena ajena las páginas de facebook u otras redes sociales de ciertos candidatos con publicaciones que en el mejor de sus alcances sumaban 25 likes con la clásica fotografía cargando a un bebé y abrazando a personas de la tercera edad que en su vida volverán a visitar en las colonias. La suma de todos estos factores fortalece cada día más el palpable hartazgo de la sociedad hacia los partidos políticos que siguen sin entender que son tiempos diferentes y la forma de hacer política es otra.

Es importante señalar que por primera vez en Tamaulipas se realiza una elección en la cual únicamente se compite por la renovación del congreso local. En el año 2021 se realizarán comicios electorales donde se renovarán la cámara baja del congreso federal, ayuntamientos y nuevamente el congreso local, dejando para el año 2022 la madre de todas las batallas como lo es la gubernatura del estado.

Ante este escenario de poco interés y participación por parte de la ciudadanía, el gobierno de los «vientos del cambio» supo perfectamente capitalizar y convertir este proceso electoral en una elección de estado. A la luz del día fuimos testigos que a través del aparato gubernamental concentraban a cientos y cientos de burócratas al servicio de las campañas de acción nacional, si a esto agregamos como estos mismos trabajadores de las dependencias gubernamentales fueron «invitados» para firmar una carta compromiso en apoyo a los candidatos del partido del gobierno condicionando la permanencia en sus trabajos, o en el mejor de los casos, con la promesa de recibir una remuneración económica en sus ya muy maltratados sueldos.

Así mismo, quedó en evidencia el uso indebido de los programas sociales dirigidos a la gente de escasos recursos, violentando el marco jurídico y su debida aplicación de los mismos, el despilfarro de dinero del erario público inyectado a las campañas de los candidatos azules, obviamente sin dejar a un lado las amenazas a candidatos de otros partidos políticos y sus equipos de campaña.

De los órganos electorales responsables de procurar un proceso electoral transparente y apegado a derecho mejor ni hablemos. Órganos electorales a las órdenes del gobierno que sirvieron de simples espectadores ante todas las irregularidades llevadas a cabo por el partido que hoy ostenta el poder ejecutivo estatal.

En resumen, los resultados de esta elección deja al Partido Acción Nacional como la primera fuerza política del congreso del estado en la próxima legislatura, conquistando 21 de los 22 distritos que estuvieron en disputa y una votación estatal de 418,437 votos que representan el 48.17%. El partido MORENA con todo y sus diferencias internas triunfa en la diputación correspondiente al distrito 11 de Matamoros y se consolida como la segunda fuerza política en el estado al conseguir 239,442 votos que equivalen al 27.56%. El Partido Revolucionario Institucional continúa cargando con culpas y errores del pasado y a pesar de los esfuerzos de la actual dirigencia estatal se convierte en la tercera fuerza política en la entidad representando el 10.03% en esta votación con 87,132 sufragios. El partido Movimiento Ciudadano logra conservar su registro con el 3.45% de la votación, el equivalente a 30,024 votos en el estado. Llama mucho la atención que en una elección con tan baja participación se arrojen 31,401 votos nulos, cifra que los partidos políticos inconformes deberán de revisar con lujo de detalle. Esta información se sustenta con los resultados que el PREP proporciona con el 100% de las 4,694 actas capturadas y puede estar sujeta a modificaciones en el recuento final.

Dentro de todas las cosas negativas que nos deja este proceso electoral tenemos la afortunada noticia que partidos políticos como el PRD, el PT y el PVEM pierden su registro ante la autoridad electoral estatal al no alcanzar el 3% de la votación que la ley obliga. Estos partidos rémoras ya no tendrán acceso a las prerrogativas de ley provenientes de los impuestos de la gente.

Ante este escenario, salvo que proceda alguna impugnación o cambio de último momento, la próxima legislatura en el congreso del estado de Tamaulipas tomando ya en cuenta la asignación en los espacios de representación proporcional, se perfila a estar integrada por 22 diputados para el PAN, 10 diputados para MORENA, 3 Diputados para el PRI y 1 diputado para MC.

Ciudad Victoria y nuestro sentido de pertenencia.

Hoy en día encontramos a una ciudad Victoria abandonada por sus autoridades, un presidente municipal que sigue sin entender cuáles son sus obligaciones como primera autoridad, una ciudad insegura, con servicios básicos de pésima calidad, comercios que cierran sus puertas por falta de clientes, casas abandonadas en venta o renta y miles de jóvenes profesionistas sin oportunidades de empleo.

No esperemos que los representantes de los partidos que no pertenecen a la corriente política de los gobernantes en turno actúen como una oposición y sean los que vean por los intereses de una ciudadanía abandonada y dolida por el mal actuar de las autoridades. Es momento de demostrar nuestro sentido de pertenencia y alzar la voz por la ciudad en la cual hemos crecido, la ciudad donde habitan nuestras familias que no merecen vivir en las condiciones con las que contamos hoy en día. Será tarea de todos empezar de cero y rescatar a nuestra ciudad de las manos de estos incompetentes para gobernar pero expertos en saquear las arcas públicas y atender sus intereses personales.

Es la hora de la sociedad civil, es la hora que los empresarios locales, los organismos asistenciales, asociaciones, colegios de profesionistas, sindicatos y diversos segmentos organizados hagamos un frente común y encabecemos el rescate de nuestra querida ciudad Victoria. No sigamos esperando que el gobierno resuelva los problemas, ellos ya están rebasados y no cuentan con el talento, la preparación y la emoción que se requiere para sacar del bache en que se encuentra la capital tamaulipeca.

Enrique Diez Piñeyro Vargas