Opinión Del Experto Nacional

LA NORMAL VIOLENCIA

Publicado el 10 de septiembre de 2019

 

La normal violencia

Ricardo Alexander M.

El 19 de diciembre de 2018, Sergio se encontraba afuera de la base de taxis donde trabajaba en Acapulco, cuando un grupo de tres personas armadas a bordo de un Altima blanco pararon y le pidieron, de forma amenazante, que subiera al auto. Desde entonces no se ha vuelto a saber de él.

Hace dos meses, cámaras en Tultitlán, Estado de México, captaron cómo, en la madrugada del 6 de julio, el operador de una grúa aventaba a Leticia, una joven de 28 años que trabajaba como mesera, para después pasar con el vehículo sobre ella, terminando así con su vida.

Hace una semana, en Culiacán, Sinaloa, se encontraron dos mil fragmentos de huesos de manos humanas.

Tristemente, historias como estas ocurren a diario a cientos de mexicanos y es el pan de cada día de miles de familias que no sólo tienen que vivir con la carga de perder a un ser querido a manos de la delincuencia, sino también de no conocer su paradero.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública anunció que en lo que va del año más de 19,500 personas han perdido la vida derivado de la violencia que aqueja en nuestro país. Tan sólo el fin de semana pasado, 292 personas fueron asesinadas. De acuerdo con estas cifras, estamos enfrentando el año con más homicidios en el siglo.

No hay rincón ni actividad segura, y los homicidios se vuelven cosa de todos los días. Parece que vivimos en una pesadilla de la que no podemos despertar.  Es la realidad desesperanzadora donde la justicia es más bien una utopía y los mexicanos no tenemos opción que seguir con nuestro día a día, esperando no convertirnos —o volver a ser— víctimas.

Es cierto que esta espiral interminable de violencia comenzó durante el sexenio de Felipe Calderón, y se recrudeció, por malas decisiones, durante el de Enrique Peña Nieto. Claramente, para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es un problema heredado, sin embargo, parece que está empecinado en romper récords y hacer un peor papel que sus predecesores.

Los funcionarios federales que están a cargo de la seguridad en el país no tienen ni la capacidad ni la preparación para enfrentar el problema. La creación de la Guardia Nacional y la destrucción de la Policía Federal fue un error, como se puede ver en los hechos, y la estrategia planteada en la materia no tiene ni pies ni cabeza.

Estremece ver la tranquilidad del presidente López Obrador, presumiendo que se reúne en la madrugada todos los días con su equipo en Palacio Nacional para “tomar decisiones” sobre seguridad, mientras el país arde en llamas. Diciendo que el problema se va a acabar repartiendo dinero sin ninguna planeación y con regaños de las madres de este “pueblo bueno y sabio”, que le corta la cabeza a otros mexicanos sin ninguna compasión.

Cada vez vemos más normal esta interminable violencia que ya es parte de la cotidianidad. ¿Qué tiene que ocurrir para que nos demos cuenta que no podemos seguir transitando en este camino de sangre?

Y mientras todo esto ocurre, en lugar de aglutinar a todo el país en un gran movimiento que busque dar un golpe de timón y fortalecer el Estado de derecho, el presidente López Obrador se dedica a dividir a los mexicanos y decir que los “conservadores están moralmente derrotados”, a la par que propone perdonar a los delincuentes. Impresionante.

 

*Maestro en Administración Pública por la Universidad de Harvard y socio de Strad.mx

Twitter: @ralexandermp

 

Ricardo Alexander

Maestro en administración pública por la Universidad de Harvard y profesor en la Universidad Panamericana. Colaborador en Excelsior. Twitter: @ralexandermp