Marketing Político

El Gobierno del Cambio Pisa Fuerte

Publicado el 04 de octubre de 2016
Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

El simple hecho de constituir un gobierno Estatal ajeno al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tamaulipas, genera un inconmensurable interés social, es en definitiva un hecho histórico y una victoria democrática el arribo del Partido Acción Nacional (PAN) al poder ejecutivo.

La presentación del gabinete es sin duda el acto con mayor expectativa por parte de los medios de comunicación, y es así, porque acostumbrados a vivir en un sistema político en ésta patria chica, semejante a una oligarquía partidista, quienes tenían la fortuna de copar un puesto de primer nivel, prácticamente tenían acceso a prerrogativas que les permitían “aprovechar el puesto” con extensión a sus más cercanos.

Por otro lado, el mensaje de toma de posesión parecía realizarse como un simple trámite para cumplir con el protocolo de acceso al poder. Algunas veces el pueblo admiraba una gran pieza de oratoria; un acto artístico, casi con la capacidad de convencer al más incrédulo; otras, la falta de doctrina dialéctica era evidente. Dos constantes se presentaban cada 6 años: la demagogia y el eslogan político del resto del mandato.

A diferencia de otras piezas retóricas de asunción de mandato, el mensaje del Gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca (FJGCDV), fue estructurado de manera sapiente para congregar las mayores preocupaciones de los ciudadanos y exponer, si no todos, los principales actos de corrupción y mal gobierno.

Por supuesto que habló de seguridad, sin duda la problemática que más afecta las condiciones para alcanzar el progreso y bienestar social, pero no reparó en señalar puntualmente la irresponsable aprobación de deuda pública, la suspicaz ubicación de bienes inmuebles públicos en terrenos particulares, la corrupción presentada por distintos notarios públicos, la nociva perpetuidad de líderes sindicales que no representan a los agremiados sino sus intereses personales entre otros.

Lo más significativo no fue la simple mención de las distintas problemáticas, de manera somera presentó algunas acciones para erradicar las mismas y enfatizó que quienes hayan incurrido en actos de corrupción no serán cobijados por el manto de la impunidad, en sus propias palabras “no habrá borrón y cuenta nueva”.

Crear grandes expectativas y no estar a la altura de las mismas puede resultar contraproducente, a pesar de contar con el apoyo de la mayoría de los tamaulipecos, la confianza de las instituciones y los actores políticos está críticamente disminuida. Los tamaulipecos recuerdan que tras cada sexenio priista se presentaban un par de chivos expiatorios y con ésto se pretendía redimir los abusos que eran y son evidentes. La sociedad actual está empoderada mediante el acceso a la información y el conocimiento.

Un hecho reciente que representa lo arriba escrito es la pretensión del PRI nacional de mostrarse como un partido que combate la corrupción hacia el interior del instituto por la suspensión de derechos partidarios al gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Si bien es un buen comienzo, pareciera insignificante cuando al menos una decena de gobernadores y ex gobernadores de ese instituto han sido señalados propiamente por actos de deshonestidad.

Para estar a la altura de la nueva realidad política y poder aplicar efectivamente las estrategias de comunicación y marketing político es importante hablar mediante resultados, las palabras deben de crear sinergia con los hechos, así es posible abonar positivamente a la imagen, credibilidad y gobernabilidad.

Indudablemente éste nuevo gobierno encabezado por FJGCDV en su corto tiempo ha logrado romper paradigmas inimaginables para la política tamaulipeca, cuenta con el apoyo del pueblo y el beneficio de la duda. Esperemos que avance positivamente por el bien común.

Lo que se dice aspira, lo que se hace inspira.

Cenizas de la revolución: La conformación del gabinete Estatal a llegado con sorpresas, si bien algunos deberán ser reconocidos por su desempeño en el puesto, otros cuentan con distintas virtudes. Lydia Madero García, una carrera política impoluta; Abelardo Perales Melendez, sencillez y experiencia; María Gabriela García Velázquez, honestidad y capacidad; y Carlos Fernández Altamirano, compromiso y calidad moral.

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.