Marketing Político

La Simulación en la Política Mexicana

Publicado el 23 de agosto de 2016
Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Al escuchar la palabra simulación en relación con la política mexicana, es casi inmediato pensar en estos tiempos de cambio en aquellas personas y cuadros políticos que de alguna manera expresaban a todo pulmón su “apoyo” hacia el proyecto de algún candidato, ya fuera simulando: participar en los eventos, compartiendo material de campaña en las redes sociales, “operando” políticamente a favor (desde algún re conocido desayunador, no vaya a creer que en territorio) y en el caso de pertenecer legítimamente en la campaña, administrando celosamente los recursos económicos (por no decirlo de otra manera).

Éste vicio en la política local tamaulipeca, nació de la necesidad de figurar entre los líderes de las campañas para asegurar alguna posición o sostener e incrementar intereses particulares sin la necesidad de hacer un esfuerzo real. También fue propiciado porque de cierta manera, el partido ex oficial aparentemente ganaba de manera automática (de aquí nacieron un sin número de malas praxis) y se perpetuó porque realmente funcionaba, incluso obteniendo mayores beneficios que los activistas que efectivamente trabajaban. Ésto causó inconformidad al interior del instituto, cuestión que también pasó factura en las pasadas elecciones.

Pero la SIMULACIÓN que nos compete, es la que se realiza desde los gobiernos y partidos políticos con la intención de realizar una estrategia de comunicación que les permita levantar su popularidad en el ánimo de los ciudadanos, desembocando en discursos demagogos puesto que el dicho dista mucho de los hechos. Ésto tiene resultados adversos para su propia imagen.

En especial el gobierno federal ha hecho uso de esta estrategia, o simplemente no ha podido cumplir con los resultados que ha propuesto en sus distintos mensajes.

Por ejemplo la reforma energética, que casualmente tuvo rendimientos inmediatos, cuando en tiempos electorales se vieron reducidos los costos de la luz y la gasolina, pero al cabo de un tiempo recuperaron sus niveles e incluso superaron los antiguos costos. Solo fue retórica popular.

Asimismo cuando después del funesto caso de la casa blanca de EPN y AR se nombró a Virgilio Andrade como titular de la Secretaría de la Función Pública y su primera comunicación fue exonerar al presidente. Después en un país como México donde la corrupción es rampante no logró concretar al menos un caso de interés imperativo, simplemente no cayó nadie de peso considerable a su cita con el Estado de Derecho.

También la asignación directa de Enrique Ochoa Reza como presidente del PRI Nacional, quien venía a reestructurar el partido y expulsar los vicios al interior, pero que al mismo tiempo había sido impuesto haciendo aun lado la democracia interna y así cayendo una vez más en contradicciones.

Se ha llegado a pensar que las estrategias de comunicación y marketing político consisten solamente en emitir un mensaje por distintos medios para poder acceder al poder o lograr una calificación positiva sin someterse a la evaluación de los ciudadanos. Ésta es una percepción retrógrada sobre el significado de estas metodologías, ya que la narrativa de la comunicación debe de empatar no solamente con el perfil del candidato o cuadro político y las necesidades que surtan efecto emocional en los ciudadanos, sino deben de ser acompañadas por acciones específicas que nutran de credibilidad las propuestas y acciones de gobierno.

Ha llegado el momento del despertar de las sociedades a nivel mundial, es hora de emparejar el QUÉ con el CÓMO y olvidarnos de aquel triste dicho político “Prometer no empobrece”. Los ciudadanos exigen, vigilan y ya no olvidan.

Cenizas de la Revolución: Lamentable comentario del secretario de educación Aurelio Nuño sobre el posible plagio de EPN en su tesis: “Ni realmente algo trascendente o importante” IGNOMINIA

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.