Marketing Político

PRI ¿Eutanasia estratégica?

Publicado el 03 de agosto de 2016
Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

No es ninguna novedad que la popularidad de los partidos políticos en México ha ido a menos preocupante-mente. Tampoco es un hecho particular de México, dicho fenómeno se aprecia a nivel global. La política tradicional enfrenta una crisis alarmante ya que la sociedad considera que las altas esferas políticas son controladas por las élites económicas. En otras palabras los ciudadanos se sienten abandonados.

Consecuencia de esto es la proliferación y crecimiento de ofertas políticas contrarias al -establishment- político que deben su éxito al ser identificadas como las opciones capaces de batir contundentemente esta realidad, o al menos advertirles sobre su descontento. Mayormente han tenido tendencias de extrema derecha, pero existen casos de izquierda radical.
En la coyuntura política mexicana actual, el partido que ha sufrido mayormente este fenómeno ha sido el PRI. Desde inicio del sexenio de EPN, no han logrado posicionarse como ese “nuevo PRI” del que se venía hablando en los últimos años. Presentaron en sus principales posiciones políticas y de gobierno, personajes que se vinculan directamente con el “viejo PRI”, o en su defecto se dio paso a sus descendientes y amigos.

Tampoco fueron capaces de realizar una estrategia de mercadotecnia y comunicación política a la altura de las nuevas tecnologías de la información. Tan es así, que en la arena virtual su imagen está negativamente gobernada por ajenos (sea quien sea).
Su principal acierto ha sido el impulso de las distintas reformas estructurales realizadas a la constitución, incluso algunas tuvieron efectos positivos inmediatos para la población. Pero las mismas se vieron opacadas por el impacto negativo de cuestiones como la desaparición de los 43 estudiantes en Ayotzinapa, la fuga y liberación (así sea por concluir condena) de importantes capos, el excesivo repunte del dólar frente al peso, las manifestaciones en contra de la reforma educativa y los incrementos de la electricidad y las gasolinas contradictorios con la reforma energética.

Se avecinan las próximas elecciones presidenciales y el enemigo a vencer es AMLO, presidente de MORENA, quien al día de hoy aparece en primer lugar en las encuestadoras más importantes del país (si todavía se puede confiar en ellas). ¿Será posible que la estrategia sea fortalecer al PAN para lograr un frente común ante dicha amenaza?

En lo personal no puedo encontrar otra respuesta para dar explicación a los distintos errores cometidos a partir de las elecciones pasadas, donde el principal vencedor resultó ser el PAN al ganar 7 de 12 gobiernos estatales. Desde el primer debate entablado por los presidentes de los principales partidos (sin contar con la presencia de AMLO) donde el jóven líder azul, Ricardo Anaya Cortés propinó distintos obuses al líder del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, que lo dejaron terriblemente evidenciado. El alza a los precios de los hidrocarburos y la luz eléctrica, a pesar de que la reforma energética tendría un efecto completamente contrario. La permisividad y laxitud en el discurso del PRI y del gobierno federal ante la proliferación de acusaciones sobre corrupción en gobiernos Estatales emanados de dicho partido priistas, entre otros.

No hace falta ser un genio de la política o la sociología para saber que éstas decisiones golpearían directamente la popularidad y el futuro del PRI. Tampoco es suficiente culpar a la inestabilidad financiera mundial y al precio del petróleo para justificar la precaria situación económica que vive el país. Es evidente que el sobre gasto y endeudamiento están pasando factura y lo peor de todo es que no se percibe ese dinero circulando entre lo mexicanos. Tampoco tenemos el crecimiento sostenido esperado ¿Acaso ésto es involuntario?
Realizar estas conjeturas pueden resultar un tema delicado, pero no sería la primera vez que sucede, incluso existen pruebas de que esto ha sucedido, al menos de manera fragmentada.

Por otro lado es importante evaluar racionalmente el voto que se piensa emitir en elecciones futuras, ya que las opciones radicales generalmente consolidan gobiernos populistas represores. La historia está plagada de acontecimientos similares, donde un candidato se presenta como el mesías capaz de solucionar todos los problemas por arte de magia y resulta ser todo lo contrario. Ojalá la realidad fuese así de simple.

Cenizas de la revolución: Se comienzan a barajar los posibles fichajes para formar el próximo gobierno municipal de Victoria. Salvo honrosas excepciones, se aprecian las mismas prácticas de reclutamiento que los tamaulipecos han rechazados. Amigos y herencias de poder ¿Y la reestructura?

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.