Marketing Político

Primero que funcione la constitución y sus leyes

Publicado el 16 de agosto de 2016
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

En el contexto global actual caracterizado por la celeridad del desarrollo de las tecnologías que han impactado al cambio vertiginoso en los ámbitos sociales, políticos y económicos, es imperativo que los gobiernos tengan la capacidad de estar a la par de dicha evolución, y para ésto deben de ser disciplinados y sobre todo PRAGMÁTICOS.

Es de suma importancia para generar confianza entre los ciudadanos y a nivel internacional contar con un un Estado de Derecho rígido, serio e imparcial, donde sus leyes funcionen de manera pronta y expedita, sin importar qué ciudadano, asociación o sociedad infrinja la ley. En México pareciera que la ejecución de estas responsabilidades se someten al criterio arbitrario obediente a los intereses políticos de ciertos grupos de poder.
Una vez promulgada una Ley ésta debe de ser acatada por los habitantes a pesar de no congeniar con la misma, y en dicho caso ejercer su derecho de manifestación, siempre y cuando respete los derechos de los conciudadanos y las leyes plasmadas en la constitución.

Un funesto ejemplo es lo que actualmente sucede con las manifestaciones de la CNTE en contra de la Reforma Educativa, de las cuales han incurrido y emanado múltiples violaciones a la ley. El gobierno federal ha fallado en imponer el orden con estricto apego al cumplimiento del estado de derecho, e incluso se ha sentado para pactar prerrogativas por encima de la Reforma Educativa, cayendo en acciones que podrían considerarse actos de omisión e incluso complicidad.

Permitir éstas intimidaciones generan círculos viciosos, ya que los afectados por las marchas, las tomas de vías de comunicación, robos, secuestros, etcétera, pueden responder incidiendo en distintos actos fuera del margen el ley. Un claro ejemplo es la respuesta de las cámaras empresariales, las cuales decidieron proceder por la vía legal al presentar denuncias, pero al mismo tiempo advirtieron que podrían presentar sus declaraciones en cero (cuestión que no es ilegal al menos que se mienta). Este es un tema delicado, ya que la mayoría de las agremiados de las cámaras empresariales son PYMES las cuales generan la mayor parte de los empleos, si ellas resultan afectadas, no solamente se lastimara su generación de riqueza, sino la multiplicación del desempleo, por ende, se estimula la descomposición social.

Otra cuestión que afecta el progreso (el de verdad, no el de discurso) es la incapacidad del sistema político mexicano para estar a la par de la veloz evolución política, económica y social actual.

No solamente las leyes son incumplidas, al mismo tiempo pareciera que la toma de decisiones debe pasar por un proceso interminable, el cual es afectado por intereses políticos mezquinos. Para realizar alguna reforma, los partidos deben de recurrir a “pactos” para asegurarse que la sociedad aprecia una u otra reforma como la victoria del conjunto. Lo que quiero decir con esto, es, que muchas reformas se presentan en tiempo y forma para estar a la par del contexto mundial, pero, los partidos impiden su aprobación por detener algún éxito del adversario político. Eso no es una oposición política responsable sino todo lo contrario.

Ejemplo reciente es la reforma energética que fue planteada cuando el precio de los combustibles se encontraban en altos históricos y ésta misma fue frenada en el congreso. Ahora evidentemente no ha traído los beneficios que se prometieron sino todo lo contrario ¿o vamos a creer que debido a la implementación de la misma fue que subieron los precios de los energéticos por los incrementos del petróleo en el mercado internacional? ¿Y cuando los precios estaban al triple?
También las reformas fiscales por “casualidad” siempre van un paso atrás de los contadores especializados en estrategias “fiscales” (así les llaman pero es un eufemismo de evasión de impuestos). Lo mismo pasa con las leyes anticorrupción y muchas más, simplemente pocos o casi nadie es sometido al rigor del Estado de Derecho.

Es infértil discutir los rumbos que debe tomar un país con respecto a casi cualquier tema, ya sea sobre espectro político (izquierda/centro/derecha), desarrollo social, economía global (de apertura o aislamiento), rendición de cuentas, sistema educativo, seguridad, etcétera, si el Estado no parte con base en un orden bien establecido. Mientras en el país la impunidad esté al servicio de los intereses políticos de particulares, el bienestar de los ciudadanos será inalcansable.

Cenizas de la revolución: Preparase para ser una oposición política responsable no es lo mismo que sabotear el ejercicio de gobierno

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.