Marketing Político

Sean serios con la corrupción

Publicado el 27 de julio de 2016
Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Virgilio Andrade Martínez, ex Secretario de la Función Pública, irrisoria fue su asignación, estéril su desempeño e irrelevante su renuncia. Ya que desde su contradictoria asignación; cuando se le ordenó investigar a su propio creador, superior y juez por el descomunal escándalo de la casa blanca de la familia Peña Nieto; como su inerte paso por la secretaría, donde en un país como México fue incapaz de detener algún pez gordo (busqué algún informe de actividades y no encontré mayor cosa); y su mediática dimisión para intentar legitimar el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, nunca logró tener un ápice de credibilidad.

Parece ser una broma de mal gusto o un caso severo de soberbia con efecto secundario de ceguera, considerar que la población aprobaría una pantalla para aparentar que se atendería el problema que más lacera e indigna a nuestro país.

Es más que evidente que el objetivo principal de ésta figura tenía más que ver con enmendar la pobre popularidad del presidente y el Gobierno Federal, pero como lo hemos dicho antes, las estrategias de mercadotecnia y comunicación política sólo tienen efecto positivo en la sociedad moderna cuando vienen acompañadas de hechos o al menos presentarse de manera realista, de lo contrario resultan contraproducentes.

Éste tema no puede seguir siendo solo un tema mediático de la agenda política nacional. A lo largo y ancho de la nación vemos deficiencias en todos los rubros que nacen de esta triste situación, como los son seguridad, educación, economía, salud, justicia, desarrollo y conservación de la infraestructura, etc. Es imperativo dar resultados al menos en mediano plazo.

En la página oficial de la CIA (‘The world fact book’), México aparece como la décimo primera economía del mundo, sin embargo somos el número 119 en la tasa de crecimiento real y el 94 en el producto interno per cápita. Existe una desproporcionada distribución de la riqueza y el ingreso ¿De qué sirve ser uno de los países más productivos si no se aprecia un incremento en el bienestar de los mexicanos?

Son bonitas e incluso reconfortantes las explicaciones que otorgan las autoridades económicas, donde indican que la falta de crecimiento, el aumento del dólar ante el peso y el incremento de los precios de los energéticos derivan de la inestabilidad económica mundial consecuencia de fenómenos como el BREXIT o la caída de los precios del petróleo.

Por supuesto que los grandes capitales procuran proteger sus inversiones y buscan economías y monedas con indicadores positivos. Sería distinto para México si tuviera una deuda moderada y un gasto público responsable e incluso fuera mejor si existiera un estado de derecho pleno donde la impunidad y la corrupción estuviesen fuera de la ecuación. Definitivamente recibiríamos mayor inversión directa, indirecta y de portafolio puesto que se nos consideraría un país con alto nivel de confiabilidad.

No todo es negativo, parece ser que tanto la -agenda setting- de los medios, la sociedad y la clase política y económica ya identifica el asunto como la principal barrera del crecimiento y bienestar de México, tan es así que se han promulgado las leyes que dan origen al Sistema Nacional Anticorrupción.

Este sistema viene cargado con múltiples opciones para combatir la corrupción, entre algunas: ampliación de las facultades de la Auditoría Superior de la Federación, auditorías en tiempo real, autonomía del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, fiscalización de recursos federales, responsabilidades sobre funcionarios, sanción a particulares, auditores asignados, entre otros.

Por otro lado es importante mencionar los puntos que no terminan por convencer de dichas leyes. Desde mi particular opinión considero erróneo que sea el presidente del ejecutivo quien proponga y el senado quien ratifique al titular del Sistema Nacional Anticorrupción, los ciudadanos confían poco o nada en estas figuras políticas, podrían considerar un sistema democrático que le otorgue legitimidad, autonomía y continuidad (si da resultados). Asimismo sigue vigente el fuero presidencial, sólo puede ser acusado y juzgado por traición a la patria y delitos graves del orden común. Aunque cabe mencionar que sí se puede procesar al final del mandato.

En estos tiempos modernos, caracterizados preponderantemente por la ubicuidad de la tecnología, no solo la comunicación es democrática e instantánea, también la percepción de los resultados y las acciones de los gobiernos. No pueden seguir subestimando a los ciudadanos considerándolos eufemísticamente inocentes. La existencia de cuestiones como el fuero político, que evidentemente fomentan la corrupción y la impunidad, opacan todos los esfuerzos en dicha materia.

Cenizas de la revolución: Cuando la canción reggaetonera “El Perdón” de Enrique Iglesias y Nicky Jam es tomada más en serio que el perdón del Presidente EPN, es momento de considerar un cambio de asesores y colaboradores en los más altos niveles.

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.