Crónicas Políticas

Pudieron haber salvado la vida de Miriam

Publicado el 15 de noviembre de 2018

Pudieron haber salvado la vida de Miriam

Crónicas Políticas por Alberto Guerra Salazar

Seguramente porque están en puerta las elecciones para renovar al Congreso local, Francisco Chavira Martínez despliega un intenso activismo, para aparentar que es un gestor social digno de ser tomado en cuenta para una candidatura.

El partido político es lo de menos e inclusive puede repetir la travesura de lanzarse como independiente, lo importante es estar en la jugada porque es la oportunidad de ganar notoriedad, popularidad, fama… y dinero.

Chavira se involucró en el reciente episodio mediático de los comités de familias de personas desaparecidas y hasta prestó instalaciones de su universidad, para hacer un evento público.

Luego apareció como promotor de un maratón o ruta de una antorcha guadalupana, que le dio pretexto para robar reflectores en diferentes municipios, inclusive en Nuevo Laredo, donde hizo congregar a los presidentes municipales de los dos Laredos.

(No lo supo Chavira, pero Enrique Rivas Cuéllar salió más largo que él, pues sacó mejor provecho político de la fotografía con tema religioso, urgido como está de parchar su imagen de inepto, corrupto, cobarde y traidor).

Posteriormente agarró como bandera la causa de la caravana de hondureños y más tarde arengó Chavira desde Chiapas a favor de la insurrección civil como auto-defensas, dado que el gobierno es impotente para meter en cintura a los infractores de la ley, según dijo.

Su más reciente incursión en la cosa pública fue en Tampico, donde encabezó una manifestación en el aeropuerto jaibo, exigiendo que sus detentadores paguen el impuesto predial por ser una empresa lucrativa.

Otros actores “políticos” igual andan asomando las narices en los medios de comunicación, porque es inminente que los partidos seleccionen candidatos para llevarlos a la arena electoral de junio de 2019.

Hasta Baltazar Hinojosa Ochoa reaparecerá en los escenarios tamaulipecos en el arranque de diciembre, porque ya no tendrá en esa fecha el pretexto de abstinencia política de ser funcionario público.

También Enrique Cárdenas del Avellano, Eliseo Castillo Tejeda y otros funcionarios públicos que estarán desempleados, se pondrán sus chamarras con letreros de “disponibles” para lo que pueda ofrecerse.

(En realidad, Eliseo no lo necesitará pues cuando le ofrecieron la chamba en Gobernación ya traía en la bolsa el nombramiento, simbólico, de operador del PAN en la zona fronteriza).

Gustavo Cárdenas Gutiérrez también empieza a moverse para recuperar notoriedad, y como siempre ocurre, sus detractores lo ponen en la mira y le repiten la cantaleta de que está en edad de jubilación.

La mención de Cárdenas del Avellano nos hizo recordar que su amigo Edgar Danés Rojas, doctor en derecho, fue electo por el Senado como nuevo magistrado electoral en Tamaulipas, al igual que Blanca Hernández Rojas.

Ella tampoco tiene experiencia en el manejo de asuntos electorales; proviene del Congreso local, donde trabajó como jefa en el área de servicios parlamentarios.

Leímos en la columna del periodista internacional Miguel Timoshenkov una vieja rencilla entre los entonces diputados locales Enrique Rivas Cuéllar y Salvador Rosas Quintanilla, a raíz de que ahora se fingen los grandes amigos e intercambian saludos y abrazos.

Ahora que uno es presidente municipal de Nuevo Laredo y el otro, diputado federal, tuvieron un reencuentro en la Ciudad de México y posaron para los fotógrafos como si fueran grandes amigos.

En el pasado reciente, Rosas Quintanilla fue agredido a golpes en el interior del palacio legislativo, por otro panista, Juan Patiño, de Matamoros, y aquél responsabilizó a Enrique Rivas del ataque y como protesta se declaró diputado independiente.

Era el año 2014, Enrique Cantúrosas Villarreal presidía el Cabildo de Nuevo Laredo y había llevado de la mano a Enrique Rivas Cuéllar a la diputación local y hasta a la coordinación de la bancada del PAN.

Luego Rivas le mordió la mano a Cantúrosas al venderlo no por un plato de lentejas, sino por el manejo de la presidencia municipal, tesorería, obras públicas y todo lo demás…

En Matamoros, el albergue provisional habilitado por el gobierno municipal en el gimnasio “Eduardo Chávez”, continuará funcionando mientras dure el flagelo de la onda polar, pues está siendo refugio de casi treinta personas.

Así lo dispuso el presidente municipal Mario Alberto López Hernández al conocer el reporte meteorológico que previó para la madrugada del jueves una temperatura de tres grados.

Cuadrillas de la dirección municipal de Protección Civil recogieron a personas en condición de calle y las condujeron al albergue municipal, en tanto que otras llegaron por su propio pie.

Fueron dotados de colchonetas, cobijas, bebidas calientes y por la mañana, almuerzo completo. El Ayuntamiento de Matamoros recomendó a los ciudadanos abrigarse y no exponerse al mal tiempo, especialmente ancianos, niños y mujeres embarazadas.

En Ciudad Victoria las cosas van de mal en peor, pues la presidencia de la CANACO recibió más denuncias de la corrupción que se practica en la tesorería municipal, a efecto de que se expongan ante las instancias que correspondan, para que se combata.

Juan Carlos González Alanís, presidente de la CANACO victorense, denunció en El Mercurio de Tamaulipas, que el tesorero municipal asignó directamente el contrato de suministro de medicamentos a una empresa de su yerno.

A partir de la publicación, personas bien identificadas dirigieron al líder empresarial más información sobre maquinaciones del yerno, su hermano y otros socios, para ganar fraudulentamente contratos de proveeduría a otras instancias de gobierno.

En el gobierno del Estado por ejemplo, registran a diferentes empresas para concursar por el mismo contrato, pero son propiedad de la misma familia, de tal manera que el negocio lo consiguen de cualquier manera.

Otro negocio al que favorece el tesorero municipal es propiedad de otro familiar, dueña de un salón de eventos, al que presuntamente pagan facturas infladas.

En otros temas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación número 50/2018 dirigida al Gobernador de Tamaulipas, por no dar la debida protección a una defensora de derechos humanos (Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez), que fue privada de la vida, el 10 de mayo de 2017.

La CNDH comprobó que siete funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública, de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas y de la secretaría general de gobierno, son responsables de las fallas que causaron la muerte de la señora.

También acreditaron que se violentó la seguridad jurídica de la víctima y sus familiares, y recomienda al gobierno de Tamaulipas reparar el daño a los familiares de la víctima, y a colaborar con la CNDH en la queja que promueva ante la Contraloría, contra los siete servidores públicos.

Por el rumbo de Altamira, también se le complicó al gobierno el asunto del avionetazo que mató a dos primos, estudiantes de COBAT cuya motocicleta fue embestida, pues el periodista Edy Pintor acusó en redes sociales a funcionarios, de amenazas, y los responsabilizó de lo que pueda ocurrirle a él o a su familia.

Pintor se sintió obligado a suprimir de su portal de noticias, una columna donde identifica al dueño de la avioneta homicida, porque se dijo amenazado por personeros del gobierno.

Un alud de mensajes de solidaridad y apoyo al periodista parece que desembocará en la publicación de un manifiesto donde se repudia la mordaza y ataques contra la libertad de expresión, con las firmas de comunicadores de todo el Estado.

También puede ocurrir una manifestación de protesta en el centro de Ciudad Victoria, con la participación de reporteros, columnistas, editores, concesionarios de radio y televisión, fotógrafos y de otros comunicadores que han sufrido agravios de este gobierno estatal, panista.

Hay luto en Reynosa por el fallecimiento de la señora Dorita Hinojosa, madre del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú. Grupo Higa, el de la Casa Blanca.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI