RevolucionMX

El PRI no se divide, se fortalece

Publicado el 28 de agosto de 2017
Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Pepe Cárdenas Castillejos

Primero que nada quiero ofrecer una disculpa a quienes hacen el favor de leerme, ya que por razones de compromisos personales no pude estar dando mi opinión en semanas pasadas; hoy retomamos este ejercicio sano para comentar y debatir con ustedes.

Hoy quiero hablar del proceso que se vivió en el Partido Revolucionario Institucional el sábado pasado, el cual resultó inédito en la vida interna de este organismo político en el estado, donde más de 450 consejeros tuvieron la oportunidad por primera vez de elegir al Presidente del Comité Directivo Estatal; cabe resaltar que es el Consejo Político más concurrido de los últimos años, dando ganador por más de 80 votos a Sergio Carlos Guajardo Maldonado.

Fue un proceso que se vivió con pasión, con nerviosismo, pero sobre todo con madurez política, primero por parte de los candidatos y seguido por los consejeros, quienes aceptaron el resultado pues dicho proceso fue totalmente transparente; fue un ejercicio digno de reconocer y una práctica que se habrá de aplicar de aquí en adelante en diferentes procesos del partido.

Así es, creo que fuimos testigos de un proceso que, como en toda competencia, hubo dimes y diretes, y que prendió los ánimos de los dos equipos, al grado de hacer los ya famosos memes, además de una serie de cosas que se inventaron para desacreditar a los candidatos, algo hasta cierto punto normal en toda competencia.

Un tema importante que hay que tener claro es que cada equipo fue apoyado por diferentes grupos políticos y que al final ganó el que tenía más peso en el Consejo y que, independientemente del grupo al que pertenecía, todos tuvieron la oportunidad de votar por quien más confianza y liderazgo creyeron que podría ofrecer al tomar las riendas del partido para el próximo proceso electoral.

Así, este proceso interno ya quedó atrás y ahora el nuevo líder del partido tiene que trabajar desde ya en la renovación del Comité Directivo Estatal, analizar los cambios pertinentes al Consejo Político Estatal, así como la integración de los que tienen posibilidad de triunfo en los diferentes municipios el próximo año en las elecciones, porque el tiempo está encima.

En este sentido, creo que la integración del CDE deberá ser en una mayoría por gente joven que ya tenga experiencia probada, además de que todavía tengan las ganas y la capacidad de seguir sirviendo al partido.

Por el contrario, toda esa gente que ya nada más se queja de todo y otros que han coqueteado con otros partidos, es decir, aquellos que nada más manchen la imagen del PRI ya no deben tener cabida en este instituto político.

Si bien el proceso electoral fue una muestra de que las cosas se pueden hacer diferentes todavía queda mucho por hacer y demostrar a los tamaulipecos de que en el PRI se puede trabajar de otra manera, en un equipo integrado por personas que tengan una moral muy probada y que lleven en la frente el término de HONESTIDAD, algo que la sociedad reclama a gritos y que al partido le falta demostrar.

Claro, esto debido a personajes que han manchado al PRI en los últimos años, precisamente ese PRI que ya no queremos, sino una nueva generación que entienda las circunstancias actuales y que quieran y puedan demostrar con trabajo bien habido que las cosas se pueden hacer BIEN.

De esta manera, la campaña quedó atrás y hoy el PRI sale más fuerte y unido para ir a la contienda electoral del 2018; sí, queda mucho por hacer y el tiempo es corto.

Por ello esperamos en los próximos días ver cambios positivos en los diferentes sectores, organizaciones y los que integraran el Comité Directivo del partido, para trabajar en todos los frentes que se tienen.

Pepe Cárdenas Castillejos