RevolucionMX

¿Qué le pasó a la política?

Publicado el 06 de noviembre de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Todo país en el mundo ocupa de la política, de los políticos, nos guste o no así es como están organizadas las naciones, con la finalidad de tener un orden y con ese concepto comparto lo siguiente.

La política en décadas pasadas significaba, si no un tema de orgullo, sí de gente comprometida con el país y con lo que se hacía; hoy en día eso ha cambiado.

Esto ha pasado en parte por la falta de compromiso social de los políticos y con las causas que los mueven, pero también de una sociedad a la que le ha faltado ser más demandante.

Hoy ser político desgraciadamente dejó de ser bien visto, cuando le platicas a alguien que estás interesado en hacer política lo primero que te dicen es dedícate a otra cosa, ese no es el mejor camino.

Y digo desgraciadamente porque necesitamos y ocupamos de los políticos, pero con otra mentalidad y con otro fin, en pocas palabras necesitamos cambiar el chip si queremos avanzar.

A principios de la semana pasada, al empezar a escribir esta columna con la intención de hablar de este tema, me topé con una columna de Liébano Sáenz que titulaba “La crisis del consenso” y que me gustaría resaltar unos datos que menciona y que son importantes para darle forma a lo que quiero expresar.

Los datos en los que se basa son de un informe de Latinobarómetro 2017 y comenta que algo malo sucede con el consenso sobre el arreglo democrático y político actual, tema del que me interesaba a mí compartir con ustedes y que al leer su columna le dio más contenido a mis ideas.

Se le preguntó a la gente en América Latina si cree que se gobierna para unos cuantos poderosos o si se hace para todo el pueblo; en la región el promedio que cree lo primero es del 75 por ciento mientras en México es del 90.

La confianza en las instituciones no solo le ha pegado a los gobiernos sino a la Iglesia también, pues el 65 por ciento de la gente confía en ella mientras en México es apenas el 58.

De las policías en la región solamente confían en ellos el 35 por ciento, mientras en nuestro país es mucho menor: 21 de cada cien.

Asimismo, en los 18 países donde se hizo este estudio el 15 por ciento confía en sus partidos políticos, mientras en México solo el nueve, es decir, ni siquiera los miembros de los partidos tienen confianza, ya que si habláramos nada más de los que integran los partidos estaríamos en un 30 por ciento, aproximadamente.

En materia de corrupción, uno de los más grandes e importantes temas en nuestro país, el 47 por ciento piensa que se puede sobornar a un policía; 33 con un juez, y 51 con un funcionario de gobierno; los datos para la región son 37, 31 y 31, respectivamente.

En el tema de corrupción en una escala del cero al diez México obtiene el ocho, mientras en la región es del 7.5, es decir, en todos estos datos estamos arriba del promedio negativamente.

Al ver estos datos nos queda más clara la posición de la que partimos: vivimos en un país donde la confianza está en sus niveles más bajos debido a tres factores, que el mismo Liébano Sáenz comenta: la inseguridad, la corrupción y una crisis de representación política.

Estamos a poco tiempo de arrancar campañas políticas, para renovar la Presidencia de la República, el Congreso federal, gubernaturas y municipios, entre otros puestos de elección popular.

Por ello, consideramos que es momento de hacer un alto en el camino y en base a estos datos nada alentadores empezar a buscar una solución que a la larga revierta este tipo de confianza en la gente.

En nuestro país, a pesar de que sus indicadores económicos son positivos en la mayoría de las entidades federativas (no es el caso de Tamaulipas), debemos de tomar en cuenta esta información al momento de querer gobernar, porque ya estamos tocando fondo y si no lo corregimos ahora después será demasiado tarde.

 

Tus comentarios en:

turevolución.mx@gmail.com

FB: Pepe Cárdenas C.

TW: @ppcardenas

Pepe Cárdenas Castillejos