RevolucionMX

Tiempo de votar… por la democracia

Publicado el 23 de mayo de 2016

Aunque estamos ante tiempos de campaña inéditos, es buen momento para detenernos a reflexionar sobre lo que está en juego para los tamaulipecos el próximo cinco de junio, cuando termine el proselitismo de los candidatos a gobernador, alcaldes y diputados locales. Ojalá, en serio, que la llamada “guerra sucia” no haya impactado a los electores.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos comunes el próximo cinco de junio? Desde nuestro particular punto de vista, creemos que si bien nuestro sistema democrático puede ser perfeccionado en la actualidad es de lo mejor que tenemos, pues existen reglas para todos que garantizan un “piso parejo”, salvo algunas excepciones que bien valdría la pena valorar más adelante.

Y es que lo que hemos observado, sobre todo en las redes sociales, es que los ataques personales han estado a la orden del día, llegando algunos aspirantes al grado de descalificar todo el proceso electoral en eso que llaman una “campaña de miedo”, que no tiene otro objetivo que desalentar a los electores a ejercer su derecho a votar en la ya cercana jornada electoral.

Lógicamente estamos en contra de eso, porque no cumplir con esta obligación cívica abre las puertas a aquellos que han orquestado esta “guerra sucia” y que tienen objetivos muy distintos a los de las mayorías; nos referimos, claro, a aquellos que tienen relaciones más que peligrosas, muy cuestionables, que dan al traste con la esperanza de todos los tamaulipecos, que le apuestan al miedo y se burlan del dolor de las familias en esta campaña.

¿QUÉ QUEREMOS LOS CIUDADANOS?

Según distintos estudios realizados recientemente en nuestra entidad, la población está cansada de los tiempos de inseguridad que nos ha tocado vivir; por ello, los ciudadanos quieren gobiernos honestos y transparentes en los cuales se pueda confiar, para darles la oportunidad de que continúen en el camino trazado tanto desde el Gobierno estatal como del federal y que no es otro que el de la recuperación del tejido social y, en consecuencia, de la tranquilidad perdida, gracias a los errores de otros.

Por ello, creemos que lo mejor para todos es acudir de manera responsable a las urnas el próximo cinco de junio, pues el próximo gobernador tendrá sobre sus hombros la responsabilidad que le conferiremos los tamaulipecos en general y los victorenses en particular. ¿Cómo exigir mejores condiciones si no ejercemos nuestro derecho a votar, sobre todo cuando hay mentes perversas que quieren descarrillar el proceso electoral?

¿Y EL VOTO NULO?

Otra manera de expresar el sentir social en los procesos electorales es la anulación del voto. En este sentido, también en las redes sociales se alienta este fenómeno social, con el cual definitivamente no estamos de acuerdo, pues el valor de un voto es muy elevado como para desperdiciarlo de esta manera; claro, entendemos que la política es una de las ocupaciones más desacreditada socialmente, insistimos, gracias a los errores que en otros tiempos se cometieron.

Sobre este tema, quisiera compartirles un texto encontrado en Internet, en donde la empresa encuestadora Parametría se dio a la tarea de analizar el llamado voto nulo. La idea no es contrarrestar este fenómeno, pero sí tener más opciones para reflexionar sobre el valor de nuestra democracia y los procesos electorales. (Texto tomado de http://www.parametria.com.mx/carta_parametrica.php?cp=4763):

“Anular el voto de manera intencional o voto en blanco es considerado como una forma de expresión de la ciudadanía que indica el descontento con el sistema de partidos políticos, sin dejar de participar. En México, este tipo de voto ha estado presente en todos los procesos electorales; sin embargo, su identificación ha sido difícil, ya que estos votos se mezclan con los sufragios donde por un error del votante, los funcionarios de casilla no pudieron identificar la voluntad del elector.

“En este sentido es importante precisar que existen dos tipos de voto nulo, el intencional, donde el ciudadano cumple con su obligación de votar pero expresa su descontento al no elegir a alguno de los partidos que participan en la elección y por error, donde el votante no cumple con los parámetros que muestren claramente por quién quería votar. Al respecto y de cara a la elección que se realizará este año, en la encuesta realizada en vivienda en el país en el mes de abril, Parametría preguntó a los mexicanos cuál era su opinión sobre ejercer el voto nulo como muestra de inconformidad, así como su sentir sobre el ejercicio del voto.

“Para casi la mitad de los mexicanos (48%) votar constituye un deber. Dos de cada diez entrevistados (24%) indican que no sienten nada en particular al emitir su voto, otro 15% manifiesta sentir satisfacción al asistir a las urnas y solamente 8% lo ve como un desperdicio de tiempo. Un dato importante es que a pesar de que en México el voto no es obligatorio, como lo es en otras naciones, se presentan importantes niveles de participación, sobre todo en las elecciones donde se elige al titular del Ejecutivo. Estos niveles posiblemente se presentan en parte por el alto porcentaje de personas que mencionan que votar es un compromiso”. (Termina cita textual.)

DEMOCRACIA, UNA CONVICCIÓN

Para terminar con el tema central de esta colaboración, quiero compartirles que desde nuestra experiencia en los partidos políticos, sobre todo trabajando con jóvenes, y habiendo hecho ya una campaña de mucho contacto con la población del V Distrito Electoral federal, podemos concluir que la gente sí quiere que las cosas mejoren y aún confían en la clase política, sobre todo en las nuevas generaciones de políticos que tienen en su mente la idea de una transformación pacífica.

Por ello, y por convicción, queremos invitar a todos los tamaulipecos en edad de votar para que lo hagan el próximo cinco de junio por el candidato de su preferencia; Yo en lo personal el candidato que estoy seguro hará mejor las cosas es BALTAZAR HINOJOSA OCHOA, porque tiene una amplia trayectoria en el servicio publico, ha tenido la oportunidad de estar en los tres órdenes de gobierno y además ha dejado beneficios a los tamaulipecos.

Por poner un ejemplo, él fue quien promovió en la Cámara de Diputados para que se aprobara y fuera obligatoria la educación preparatoria para todos los mexicanos, porque es una persona que le apuesta a la educación, a los jóvenes y que quiere hacer las cosas bien como así lo ha demostrado en su vida política.

Es importante razonar nuestro voto y votar por quien mejor opción nos parezca a cada uno, pero tenemos también la obligación de analizar quiénes son los candidatos y la trayectoria de cada uno y, lo más importante, con qué antecedentes se ligan a cada uno de ellos, porque de eso depende nuestro futuro en el estado.

Bien dicen por ahí que el que es pillo será pillo toda la vida. Lo dejo a su consideración.

REFINERÍA TULA

Durante las últimas semanas hemos sido testigos del gran esfuerzo que realiza una empresa privada para trasladar gigantescas calderas que servirán para la reconfiguración de la refinería instalada en Tula, estado de Hidalgo. Lógicamente la atención se centra en ver a estas moles de acero circular lentamente por las carreteras de nuestra entidad, pero tal vez el punto más importante sería el objetivo de esto.

Tal vez no lo recuerden, pero el anterior gobierno federal se aventó la puntada de licitar la construcción de al menos una refinería más. Sin embargo, ante los altos costos y las condiciones económicas globales, el gobierno de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA se vio en la penosa necesidad de recomponer el camino, ante el descrédito internacional.

Al dar reversa, el anterior gobierno federal se comprometió a inyectar recursos a las refinerías actuales, con el fin de mejorar la producción de gasolinas, lo cual impactaría en tener combustibles más baratos para todos los consumidores mexicanos. Pues bien, en eso está el actual Gobierno de la República: La millonaria inversión ha comenzado a fluir, por ello somos testigos del traslado de las calderas, construidas en España, y que servirán para mejorar la refinería de Tula, Hidalgo.

¿“LIKE”? Hasta aquí nuestro ejercicio comunicativo de este lunes. Les comparto mi correo electrónico y mis cuentas de redes sociales en busca de una sana retroalimentación, buscando entrar a esta REVOLUCIÓN (MX) de la que parece nadie quedará exento. Nos leemos pronto y que tenga una excelente semana.

Pepe Cárdenas Castillejos