Ser y Deber Ser

¡Denle suave!

Publicado el 30 de agosto de 2013
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

“¿Quién fuera Jacques Cousteau?, ¿quién fuera Nemo el capitán?, ¿quién fuera el batiscafo del abismo?, ¿quién fuera explorador?…”

Siempre me ha gustado la música de trova, también la poesía en canciones, los cantautores como Serrat, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Auté, entre otros. No puedo negar que ese gusto (así como otros) los he heredado de mi padre, esa alma o sangre de poeta (no lo soy, sólo la llevo), de idealista (ingenuo en ocasiones), esa manera de ver las cosas a veces utópicas con un toque revolucionario, era el mismo Salvador Allende quien decía “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”, pero como todo en la vida, tiene sus límites y toda acción debe tener una razón fundada, no un simple capricho.

¿Cuántas veces callamos un pensamiento o un sentimiento? Callar en ocasiones es adecuado dependiendo de las circunstancias, no siempre el que calla otorga. Existen diversas maneras de expresarse, puedes ser a través de la música, de la poesía, la literatura y, como no mencionarla, la misma prensa, todos estos son derechos fundamentales protegidos constitucionalmente y fortificados por diversos tratados internacionales en los que México es parte.

Existen otros derechos fundamentales, que no son menos importantes, como la libertad de tránsito, trabajo, educación, así como el derecho a agruparse o manifestarse por alguna finalidad u objetivo en común. Pero ¿qué pasa cuando se confrontan los derechos humanos? ¿cuáles son los límites de estos?

Mahatma Gandhi, pensador y abogado, regaló a la historia internacional la perfecta manera de lograr una revolución, a través de la paz, de la resistencia no violenta, método que dio frutos a su movimiento nacionalista, logrando la independencia de la India.

Actualmente vivimos en nuestro país, principalmente en el Distrito Federal, una serie de manifestaciones en contra de las reformas que vive nuestra nación, manifestaciones que afectan a la ciudadanía en general, impidiendo a muchas personas sacar el pan de cada día o llevar a sus hijos a la escuela, y qué decir de lugares que no imparten educación pública por encontrarse en huelga.

Estos actos se encuentra en un limbo, es decir, perdidos entre el derecho de ejercer una garantía fundamental y la afectación de derechos humanos a terceros, se encuentran entre las líneas de lo que parece ser una libertad para los manifestantes y lo que podría convertirse en una asociación delictuosa, ya que se tornan violentas en ocasiones, incurriendo en comisiones de delitos.

Definitivamente todas las personas tienen el derecho de velar y luchar por sus intereses, de expresarse, manifestarse por los intereses de los suyos, de su gente, de su familia, de su honor, pero como todo en la vida, requiere de forma, y sin forma el fondo no sirve de nada, decía el mismo Reyes Heroles: “En la política, la forma es fondo”.

En el pedir se encuentra el dar, me cuesta trabajo hacer una crítica a la situación que expongo, ya que no podemos juzgar desde afuera las necesidades de muchas personas que se han quedado sin empleo o que su sueldos son mínimos para cumplir con sus necesidades, y que por ello creen que se manifiestan, pero ¿conocerán en verdad la razón por las cuales los convocan a manifestarse? Desde afuera, al ver tanto “show” que se hace y tanta afectación que producen a terceros que nada tienen que ver con los conflictos de ellos, les digo ¡denle suave!

RECOMENDACIÓN SEMANAL: London Grammar es una agrupación nueva inglesa, con debut álbum, teniendo como vocalista una mujer, su sencillo “Waisting my young years” vale la pena escucharse, para los que les gusta las voces sutiles y finas.

Arnoldo Huerta

Abogado, gusta de la política sana, la literatura y el buen derecho. Columnista en el periódico "El Expreso", "Epicentro de México", "Periódico Acceso" y "Revista Sondeo". Enamorado de Cd. Victoria y de su gente.