Ser y Deber Ser

Moral ¿distraída?

Publicado el 15 de agosto de 2014

La moral es la ciencia por excelencia; es el arte de vivir bien y de ser dichoso
-Blaise Pascal

​¿Qué es la moral? Parece una palabra con un sinfín que significados, principalmente, creo se define por espaciosgeográficos de mayor a menor, la moralidad de los paisanos en un país, de las personas que habitan en un estado, la que establece una sociedad específica, hasta la que se impone por un núcleo social como es la familia.

​El escritor español Fernando Savater, la define como el conjunto de comportamientos y normas que tú, yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como válidos, y la ética como la reflexión sobre por qué los consideramos válidos y la comparación con otras morales que tienen personales diferentes.De acuerdo a lo anterior, se puede entender que dichos términos van de la mano, que el primer paso para le ética es la moral, siendo la primera más amplia e institucionalizada, incluso teniendo pudiendo ser más específica, como la ética personal, ética profesional, entre otras.

​Asimismo, la Real Academia Española la señala como una ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad y malicia. De este concepto salen dos elementos sumamente importantes: el bien (o bondad) y las acciones humanas, pero ¿quién determina lo que está bien o mal?

Los servidores de la gente están a expensas a la crítica moral y la ética por sus acciones, por representar a la ciudadanía y, en el caso de las personas que son elegidos a través de un partido, la representación de la ideología de esas instituciones políticas que representan.

​Podríamos decir que el caso más sonado de las últimas décadas en torno a este tema es el famoso clintonazo, aquella infidelidad del ex presidente Bill Clinton con Mónica Lewinsky, quien en los 90s trabajaba como becaria en la Casa Blanca. Un escándalo que casi le cuesta el empleo, para muchos considerado como un muy buen mandatario, pues Estados Unidos vivía en una época de abundancia en todos los sentidos, ¿tenía algo que ver ese desliz con su desempeño profesional?.

​Actualmente se ha dado a conocer en nuestro país un video donde aparecen legisladores federales del partido Acción Nacional disfrutando la compañía de, al parecer, una damas que se desempeñan como escorts en una casa que se nota lujosa, en la ciudad de Puerto Vallarta, al calor de las copas y el sonido en vivo de un grupo musical, lo que algo me queda claro es que el tema de ese convivio nocturno no eran las diversas reformas legales por las cuales atraviesa la nación.

​Los actos “inmorales” que puedan o no realizar las personas en su vida privada es cosa de ellos, dicha situación no debe repercutir en las funciones de los profesionistas, sería violar sus derechos fundamentales a la privacidad e intimidad, los únicos juzgadores de ese tema deben ser ellos mismos, sus esposas, sus hijos, sus seres queridos o importantes, siempre y cuando no se estén utilizando recursos públicos para sus satisfacciones personales. Sin embargo, todo representante de la gente tiene la obligación de cuidarse, de actuar digna y éticamente ante sus representados, que es el pueblo que lo votó, pues cada acto puede representar los valores internos de ellos mismos.

​Por último, sin conocer perfectamente las bases en las cuales se sostiene el PAN, siempre he creído que ese organismo político se asienta bajo una ideología de corte conservador, en contra del aborto, de la legalización de la droga, del matrimonio homosexual, apegado a la religión, por lo cual cuestiono ¿los valores de dicho partido político incluyen este tipo de convivios? Sabrá dios.

RECOMENDACIÓN SEMANAL: Acabó de empezar a leer el nuevo libro de, para mí, el mejor novelista/ensayista de los últimos años, Jorge Volpi, llamado “Memorial del engaño”, ojalá puedan obtenerlo.

Arnoldo Huerta

Abogado, gusta de la política sana, la literatura y el buen derecho. Columnista en el periódico "El Expreso", "Epicentro de México", "Periódico Acceso" y "Revista Sondeo". Enamorado de Cd. Victoria y de su gente.