Ser y Deber Ser

¿Tú de qué vas?

Publicado el 09 de septiembre de 2015

Mi rol en la sociedad, o la de cualquier artista o poeta, es intentar expresar lo que sentimos todos. No decir a la gente cómo sentirse. No como un predicador, no como un líder, sino como un reflejo de todos nosotros”
– John Lennon

 

Hace poco volví a ver una serie mexicana que me gustaba, de nombre “Soy tu fan”, producida por Once TV México, canal del Instituto Politécnico Nacional. Esta historia se basa en el personaje de Charly (interpretado por Ana Claudia Talancón), que es una joven que pasa por una depresión al terminar con su novio, ya que éste la engañaba, pero luego conoce a Nicolás (interpretado por Martín Altomaro), una persona muy humana que se enamora a primera vista de ella, desde el día que la conoció ya le declaraba su amor, ese día que la conoce al llevarla a su casa le empieza a dedicar la canción de Franco de Vita “¿tú de qué vas?”, y ella se asusta en un principio, para después enamorarse de él.

Nicolás es un personaje muy interesante, una persona muy natural, sin temor en expresar lo que siente o piensa, muy “al chile” como se dice popularmente, y es el punto principal, ¿te expresas con libertad? ¿te expresas sin miedos, sin candados?

Tantas personas durante la historia han dado su vida para que nosotros, en este momento y da instante, gocemos de libertades, de contar con el derecho fundamental conocido como la libertad de opinión, de prensa, de manifestar ideas a diestra y siniestra.

Nuestra Constitución en su artículo 6° señala que la manifestación de ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial, y en su artículo 7° establece que es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio. Estos dos artículos son el pilar que protege a los ciudadanos de poder ejercer tales derechos humanos, tales garantías ciudadanas.

Como parte integrante de una sociedad, es importante que ejerzamos los derechos que nos han brindado, ¿de qué sirve tener un derecho y no usarlo? De nada.

Vivimos en un mundo en el cual decir “te quiero”, “me duele” o simplemente un “que tengas un bonito día” es sinónimo de debilidad, todo lo contrario, ser honestos con nuestros sentimientos o emociones, nos encuentra con nosotros mismos, con nuestro verdadero yo, expresarnos sin ataduras y honestidad es sinónimo de humildad, nos hace conscientes en un entorno inconsciente, nos hace generar cultura de naturalidad en una colectividad envuelta de barreras.

Se debe fomentar la expresión civil, la manifestación pacífica de las ideas y la crítica constructiva como una manera de seguir evolucionando, de seguir creciendo. Cambiar todo odio por paz, porque debemos tener en claro que la realidad la creamos con lo que sembramos día a día, minuto a minuto, segundo a segundo, y que uno sólo no es nada, que el hombre es un animal político por naturaleza.

cartel-no-te-salves-cigarreras

RECOMENDACIÓN SEMANAL: Poema “No te salves” de Mario Benedetti.

Arnoldo Huerta

Abogado, gusta de la política sana, la literatura y el buen derecho. Columnista en el periódico "El Expreso", "Epicentro de México", "Periódico Acceso" y "Revista Sondeo". Enamorado de Cd. Victoria y de su gente.