Nutrición

Aceite De Coco, Te Amo

Por:
Publicado el 27 de enero de 2014
Share on Facebook15Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

De todos los productos naturales que he investigado y probado, tengo un favorito. Se ha ganado ese puesto por su gran utilidad en mi vida diaria. ¡Oh Aceite de Coco bien amado, no te vayas nunca de mi lado!

Empecé a utilizarlo para cocinar, al principio sólo lo usaba para untarlo en el pan, porque me parecía muy caro, pero me he dado cuenta que en realidad es una excelente oferta. Esto lo digo no solo tomando en cuenta su precio financieramente hablando, si no también en cuanto a impacto ambiental respecta. Además me fui dando cuenta de lo verdaderamente dañino de los aceites vegetales que comúnmente se utilizan.

Bueno, en lugar de hablar mal de los aceites vegetales comerciales, mejor hablo bien de mi querido coco.

Si ya entraste al compromiso de mejorar tu salud, empieza por utilizar el aceite de coco en la cocina. Se usa igual que el aceite vegetal ordinario, con la ventaja de que necesitas menos cantidad y es más estable, o sea, que esos salpicones de aceite que brincan cuando echamos la comida al sartén, disminuyen, así como disminuyen los riesgos de enfermedades cardiovasculares. ¿Saben ustedes que el colesterol bueno limpia la sangre del colesterol malo? ¡Debes saber que hay muchos mitos acerca del colesterol!

En el baño, uso una mezcla de Bicarbonato de Sodio y Aceite de Coco, para formar una pasta dental. ¿Qué esperas para dejar el flúor?, ¿no sabes que es veneno? En Ayurveda se utiliza el aceite de coco líquido para enjuagar los dientes, por sus efectos antisépticos. Te recomiendo hacer lo mismo. Tus dientes, tus encías y tu sangre, te lo van a agradecer.

Me encantan tomar baños calientes, lo negativo de eso es que me seca mucho la piel. Aparte de tomar agua fresca antes de la ducha, me humecto con Aceite de Coco después de secarme, y mi piel queda como la de un bebé. Ya le dije adiós a las cremas humectantes de marca. Aquí hay un principio saludable que he de mencionar, “si no te lo comerías, no debes ponerlo sobre tu piel”. La piel es el órgano más grande el cuerpo y absorbe como esponja lo que le untas, así que ¡OJO!

Después de embarrarme de Aceite la piel, queda oliendo rico y con un sensación muy agradable. Comparada con la que me dejan las cremas industriales/comerciales, definitivamente prefiero este Aceite. No quedo pegajoso y con lo que me queda en las manos, me lo paso por el cabello. No se desperdicia nada, tal como la naturaleza se maneja. El cabello utiliza también esa grasita para humectarse, ¡sin daño!

Adoro cocinar, es parte my importante de mi vida. Experimento mucho en la cocina, y en esas actividades de pronto me quemo con el sartén. Antes solía usar mostaza sobre las quemaduras para recibir alivio, pero descubrí que el Aceite de Coco, además de ayudar con el dolor, ¡ACELERA LA CURACIÓN! Algo tiene pues, que ayuda a regenerar la piel. ¿Se han fijado como la carne del coco, cuando está fresca, su textura es muy parecida a nuestra piel? ¡Uy! Tendré que hablar de esto en otro reporte.

¡Saludos a tod@s, me encanta estar escribiendo para ustedes!

Pato Sada

Patricio es un escritor que nos comparte información recabada por años de investigación y estudio sobre desarrollo humano. Su enfoque es holístico y pragmático. Tiene un estilo original de expresarse, con tintes de comicidad e irreverencia.

Además de ser Socio Fundador y Jefe Editorial de Salud Constante, trabaja como consultor empresarial desde su despacho SadaRobles Consultoría.