Nutrición

Dieta para tratar la “Inflamación crónica”

Publicado el 29 de octubre de 2013
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Enfermedades como la obesidad, la diabetes y la hipertensión son factores causales de padecimientos cardiovasculares involucrados en la mayoría de las muertes en nuestro país. Se denominan enfermedades crónico-degenerativas y afectan principalmente a las arterias.

El proceso inflamatorio es un elemento clave en el daño a las arterias que provocan estas enfermedades. Nuestro sistema inmunológico nos protege de microorganismos invasores (bacterias, virus y parásitos) y es el encargado de mantener y reparar nuestros tejidos. Sin embargo, una sobre estimulación de este sistema es perjudicial.

Las siguientes recomendaciones ayudan a prevenir o limitar esta inflamación “silenciosa” tan dañina para nuestro organismo:

1.- Reducción y mantenimiento de pérdida de peso con un programa estructurado, que combine modificación de hábitos alimenticios y actividad física.

2.- Basar la dieta en los siguientes alimentos y compuestos:

a) Verduras y frutas frescas.

b) Leguminosas (frijoles, lentejas, habas, garbanzos. Con moderación).

c) Granos integrales (centeno, avena, trigo).

d) Grasas monosaturadas y poliinsaturadas (aceite de oliva, aceite de canola, nueces/almendras y semillas).

e) Pescados como el salmón, el atún y las sardinas.

f) Proteínas magras (con bajo contenido de grasa): pescado, aves sin piel. Evita comer carnes rojas, lácteos y embutidos.

Información reciente indica que la proteína aumenta la sensación de saciedad, ayudando al mantenimiento del peso.

3.-  Mantener la presión sanguínea dentro de los rangos ideales para disminuir las complicaciones cardiovasculares y renales.

4.- Mejorar la salud mediante actividad física y diaria. Sin olvidar hacer ejercicios de respiración.

La ciencia ha avanzado enormemente en el campo de la nutrición y sus acciones, que influyen en la salud cardiovascular. Sin embargo, aún falta mucho por descubrir cómo, la medicina preventiva, a través de la modificación del estilo de vida (dieta y ejercicio), pueda incidir en la expresión genética para la prevención de enfermedades.

Gisel Hernández

Lic. En Salud Pública y Nutrición (UANL)
Diplomado en Nutrición Clínica
Diplomado en Nutrición en el Deporte