Psicología

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Publicado el 01 de septiembre de 2014

Yo siempre digo que no hay equivocaciones o errores, solamente son pruebas y lecciones que se nos presentan en el camino para darnos cuenta de la capacidad y fortaleza de nuestro cuerpo y mente, de cuestionarnos: ¿qué voy a aprender de esto? ¿qué lección me va a dejar?

Es importante creer en nosotros, saber que todos cometemos errores pero es de grandes el reconocerlos, afrontarlos y tomar fuerza para superarlos. A veces nos dejamos llevar por cosas superficiales, pedimos, deseamos y al final dejamos el tomar acción por un lado. Formar preguntas como: ¿qué hago ahorita y que empeño le estoy poniendo para acercarme a la persona que quiero ser?. No es tanto de pensarlo y darle vueltas todo el día, más bien tomar las riendas del asunto y darle acción. La vida está llena de distracciones, celulares, televisión, redes sociales como el Instagram, Twitter, Facebook, en donde vemos cada foto de alguna persona o algún paisaje y solo pensamos, yo quiero estar ahí, quiero ser como ella/él, tener su cuerpo, su trabajo, vivir en esa ciudad, etc.. Nos quebramos la cabeza deseando lo ajeno sin antes voltear y encontrar millones de cualidades y buenas razones en nosotros mismos y a nuestro alrededor.

Les diré algo, no existen genios en lámparas mágicas al instante, existen personas que sacrifican tiempo, esfuerzo y dedicación para lograr objetivos. Mi recomendación es: haz una lista de metas, primero a corto plazo, busca frases motivadoras que te inspiren, proponte un plan, se dice que todo acto repetitivo después de 28 días se convierte en un hábito, así que la respuesta es muy simple: todo está en la mente.

Tu mente puede ser tu mejor amiga o tú peor enemiga, es cosa de entrenar tus pensamientos y tu voluntad en dirección a que puedes lograrlo, visualizarte ahí, en ese lugar, con esa persona, en ese trabajo, con salud y sano, etc. Si hay tantas maneras de ver la vida, ¿por qué a veces elegimos la parte más pesimista, por miedo? Todo el mundo lo siente, pero hay personas que lo llaman miedo y hay personas que lo llaman emoción al intentar algo desconocido, el poder de las palabras es básico en tu entrenamiento mental. Cree en ti mismo, de eso se tratan las pruebas de la vida, de prepararnos para todo, dar lo mejor siempre y si en el camino nos topamos con piedras que nos detienen no lo veas como un fracaso o un problema sin reparación, mejor aprende de ellos para no volver a cometerlos, brincarlos y siempre para adelante sin mirar atrás, dejando a un lado culpas ajenas, envidias, rencores y lo más importante saber perdonarnos, nos juzgarnos duramente. Nos presionamos por situaciones en las que cometimos actos de los cuales muy en el fondo no nos sentimos orgullosos de haberlos hecho, perdónate una y mil veces si es necesario, pero ese peso de encima déjalo ir, cierra los ojos, respira hondo por unos segundos y después exhala todo eso que nubla tu mente, aclara tu camino, tienes un destino por delante así que no dejes que la neblina te aparte de ese gran sueño que estas a punto de alcanzar!

Ánimo y bendiciones!

Mariana.

Mariana Garrido Assad

Nací en Monterrey Nuevo León, pero soy Tamaulipeca y orgullosamente Victorense, una ciudad bonita, limpia y transparente, sinónimo de una ciudad amable. A lo largo de mi vida he aprendido la importancia de la familia, los valores, la unión, el respeto y sobre todo la igualdad hacia el prójimo.

Soy Lic. en Psicología Clínica graduada de la Universidad de Monterrey y actualmente hago mi maestría en Psicoterapia Breve Familiar y de Pareja, al igual trabajo en un kinder con niños de edades entre 1 y 3 años y por las tardes doy terapia en el DIF de San Pedro.

En mi tiempo libre escribo, ya que al escribir comparto mi opinión y pensamientos relacionados a la psicología y a otras áreas básicas del ser humano.

Mi familia siempre me enseñó que es mejor dar que recibir, ya que al dar sin esperar algo a cambio y el ser compasivos con los demás, la vida nos lo recompensa con alegrías y bendiciones a nuestro alrededor.