Salud

Rutina Saludable Mañanera

Por:
Publicado el 06 de enero de 2014
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

¿Cuál es la mejor manera de iniciar un día? En principio, la actitud debe de ser de agradecimiento. Quizá al iniciar tu rutina, tengas que forzar la actitud, pero eventualmente se convertirá en un hábito “inconsciente”. Al punto de que mientras te estiras ya están dándole las gracias al Dios de tu comprensión, por regalarte otro día. No olvides que cada día te trae las oportunidades nuevas que haz estado buscando.

Ya que saliste de la cama, lo más seguro es que quieras ir al baño, así que adelante, purifícate, lava tus manos al terminar, y sírvete un vaso de agua fresca (al tiempo), exprímele un par de limones, y bébela con la misma actitud de agradecimiento que mencioné. Haz unos ejercicios de estiramiento, lagartijas, sentadillas, etc. Con el fin de hacer correr la sangre.

Cuando termines, entras a la ducha y te das un buen baño. El agua que bebiste te ayudará a activar tu metabolismo y estabilizar tu ritmo cardíaco. Una vez que saliste de la regadera, te secas y procedes a preparar el ambiente para una meditación. Puedes prender un poco de incienso, poner tu cuarto en oscuridad, y buscar en YouTube, alguna meditación que te llame la atención. Es sencillo, ponle buscar: “Meditación para X”, en donde “X” es el propósito que quieres, pudiera ser Gratitud, Abundancia, Amor, Productividad, Anti-Stress, etc. No hay una meditación mejor que otra, todo depende lo que buscas. Si estás empezando a meditar, puedes hacerlo por primero 5 minutos, luego subes a 1′, y hasta llegar a 15. Lo ideal es que meditemos dos veces al día por un período de 15 minutos, pero esta no es una regla.

Al terminar la meditación de la mañana, es hora de un desayuno energético, nutritivo y de fácil digestión. Mi preferencia es el licuado de plátano. Los ingredientes que uso son: plátano, miel pura de abeja, avena, pasas, chía y canela. El contenido de proteínas es altísimo y sabe delicioso. Además, puedes durar hasta la hora de la comida sin problemas, o bien, pasados un ratito calmar tu hambre con más fruta, de preferencia, la que esté en temporada, como ahorita en invierno lo está la mandarina.

La idea que tenemos con esto, es proponerle a nuestros lectores nuevas rutinas saludables, para sustituir a las rutinas dañinas que se colaron en nuestra vida. Como ya hemos dicho anteriormente, no queremos que te frustres en esta transición, lo más importante es que hagas con noble intención lo mejor que puedas, paso a paso se llega a Roma.

Si agregas un hábito saludable a la semana, al cabo de un año, serás esa persona que todos soñamos con convertirnos.

¡AHOOOOO!

Pato Sada

Patricio es un escritor que nos comparte información recabada por años de investigación y estudio sobre desarrollo humano. Su enfoque es holístico y pragmático. Tiene un estilo original de expresarse, con tintes de comicidad e irreverencia.

Además de ser Socio Fundador y Jefe Editorial de Salud Constante, trabaja como consultor empresarial desde su despacho SadaRobles Consultoría.