Opinión Del Experto Nacional

2019 EN CORTO

Publicado el 30 de diciembre de 2019

2019 en corto

Por Ricardo Alexander M.

A punto de terminar el 2019, vale la pena dejar -por un momento- el análisis político para asimilar los hechos importantes que marcaron este año.

En primer lugar, destacan las protestas globales en materia de violencia de género y cambio climático. Símbolos como la canción Un violador en tu camino o personajes como la activista sueca Greta Thunberg, impactaron, de una u otra manera, prácticamente todos los rincones del mundo.

En marzo, un avión Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines se estrelló al despegar, dejando como saldo 157 muertos, siendo el segundo accidente de una aeronave de ese tipo en cinco meses.

En una tarde de abril, se incendió la Catedral de Notre Dame. Chile vio tambalear su preciada estabilidad por movimientos sociales. Las protestas, que iniciaron por aumento al precio del transporte público, resultaron en muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, lo que ha derivado en el anuncio, hace apenas una semana, de un plebiscito para ver si adoptan una nueva constitución. En Colombia algo parecido.

En Hong Kong, las protestas masivas, que comenzaron contra una ley de extradición, pusieron en jaque a la ciudad.

Las victorias de Nayib Bukele a la presidencia de El Salvador —quien parece que gobierna a través de Twitter— y de Luis Lacalle Pou, en Uruguay, así como el inicio de la administración del conservador Jair Bolsonaro en Brasil, marcan

—por el momento— una tendencia regional al fin de gobiernos de izquierda.

Por su parte, el poder público de España sigue paralizado por su incapacidad para formar gobierno después de las elecciones generales de noviembre —las segundas de 2019—, siendo los cuartos comicios en cuatro años.

La Venezuela chavista sigue resistiendo con el apoyo del ejército, aún con una enorme crisis económica, principalmente porque la oposición —en algún momento liderada por el proclamado presidente interino, Juan Guaidó— no ha podido consolidar el movimiento.

Situación diferente a lo sucedido en Bolivia, en donde Evo Morales perdió el apoyo del ejército después de unas controvertidas elecciones, que lo llevaron a dimitir el 9 de noviembre, para refugiarse en México, de donde abruptamente salió para terminar, aparentemente, en la Argentina del nuevo presidente Alberto Fernández.

En Medio Oriente, las tensiones crecieron después del ataque a instalaciones petroleras de Arabia Saudita, que disminuyeron su capacidad de producción a la mitad, de lo que varios países culparon a Irán. Siria sigue destruido —sin mucho interés o preocupación de nadie—.

En Reino Unido, el partido conservador de Boris Johnson ganó los comicios de diciembre, allanando el camino para —ahora sí— ejecutar el Brexit.

Nuestro mayor socio y aliado, Estados Unidos, no dejó de ser noticia. En junio, su presidente, Donald Trump, se reunió con el líder norcoreano Kim Jong-un y en octubre anunció la muerte de Al Baghdadi, líder del Estado Islámico. Fue —medio— exonerado del tema de Rusia y ahora enfrenta un juicio político a raíz de la solicitud que le hizo al Presidente de Ucrania. Logró el acuerdo comercial que quería con México, y acordó parar la guerra comercial con China.

Y México, siendo la 15ª economía más grande a nivel global y la segunda latinoamericana, parece aislado y ajeno a lo que pasa en este complejo mundo. Va un año, faltan cinco.

Ricardo Alexander

Maestro en administración pública por la Universidad de Harvard y profesor en la Universidad Panamericana. Colaborador en Excelsior. Twitter: @ralexandermp