Política

¿86 AÑOS DE ABANDONO?

Publicado el 15 de marzo de 2020


¿86 años de abandono?

Por: Enrique Diez Piñeyro Vargas

El pasado sábado 7 de marzo del presente, en el marco del cuarto informe de gobierno del ejecutivo estatal, se llevó a cabo una majestuosa ceremonia en el Polyforum de Ciudad Victoria, contando con invitados de lujo y el acarreo de la burocracia estatal. Así es, una réplica de esos costosísimos eventos de besa mano que tanto criticaban quienes ahora ostentan el poder ejecutivo estatal. En esa gran vitrina, el gobernador del estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, rindió un mensaje a los tamaulipecos, del cual, es oportuno hacer un análisis a lo que en su realidad es ahora Tamaulipas.

Resalta en su mensaje, que durante 86 años Tamaulipas vivió en un total abandono. Para tal aseveración, creo yo que en su óptica, Tamaulipas era un estado sin generación de empleos, sin infraestructura carretera, sin cruces fronterizos, sin aeropuertos y puertos de carga internacionales, sin industria maquiladora, sin potencial agrícola y ganadero, sin presas ni acueductos, sin escuelas, sin clínicas y hospitales, sin unidades deportivas, sin parques comunitarios, sin centros de atención integral, sin espacios culturales, sin servicios turísticos, sin programas sociales en atención a comunidades rurales, etc.

El gobernador del estado pretende hacer creer que el progreso llegó a Tamaulipas cuando él asumió el cargo. Si, pretende que creamos que gracias a un extraordinario acto de magia, toda la infraestructura y el potencial que tiene nuestro estado, apareció gracias a él y sus dotes de ilusionismo al estilo David Copperfield. En contexto, trata de demeritar los logros que Tamaulipas obtuvo durante muchos años a base de grandes esfuerzos. La realidad, es que su gobierno, que está a pocos meses de cumplir su cuarto año, está muy por debajo en las mediciones en relación a obras y beneficios, comparados en el mismo periodo de gobierno con cada una de las últimas 7 administraciones estatales.

Nos queda muy claro y es imposible pasar por alto, que en estos últimos años, Tamaulipas al igual que gran parte de nuestro país, fue víctima de la peor ola de violencia, misma que ocasionó un justificado descontento en la población que fuimos afectada. Es verdad, que a consecuencia de esta terrible crisis de inseguridad, muchos proyectos fueron truncados y eso afectó en gran medida a nuestro estado.  Sin embargo, hubo grandes esfuerzos por regresar la paz y tranquilidad a Tamaulipas desde antes que comenzara esta administración; y una de las estrategias a seguir fue contar con la presencia permanente de las fuerzas de seguridad pública federal para combatir al crimen organizado, lo que representó miles de millones de pesos. Se sabía que esas acciones no darían resultados de la noche a la mañana, fue un esfuerzo que llevaría tiempo, pero se tenía que hacer.

Los tamaulipecos tenemos memoria, sabemos muy bien quiénes, con sus obras y acciones, han dejado una huella imborrable en la historia deprogreso en nuestro estado. Ese discurso obsoleto basado en descalificar los logros del pasado para justificar la inexperiencia y las limitantes, no termina por dejar efectos positivos y en nada aporta, si se pretende ser un gobierno eficaz y de resultados.

Es meritorio reconocer los esfuerzos que lleva a cabo el Sistema DIF Tamaulipas, así como acciones importantes y significativas en apoyo al deporte en el estado. Considero, que dedicar más horas de trabajo a gestionar recursos federales en beneficio del estado, dejar atrás los enfrentamientos y desgastes políticos, y destinar menos tiempo a las exposiciones ganaderas en Houston, Tx., sería algo recomendable para estos dos años y medio que le quedan al frente del gobierno de Tamaulipas.

 

La calidad suprema del liderazgo es la integridad

Dwigth D. Eisenhower    –

Enrique Diez Piñeyro Vargas